martes, 10 de febrero de 2015

Esperando la primavera de mar


Me senté a esperar el talle de tus anhelos, y la rubia presencia de tus besos a media voz. Se hizo de noche, pero regresé al día siguiente, dejando que mi presente acariciara el cielo de los deseos más escondidos, entre los pliegues de tu cintura, sin escalón.

La silla, solitaria ante el mar de mi quimera, me sirvió para esperar, y esperarte, entre ensoñaciones de viejas letanías, a que hermosa, aunque indecisa, inundaras de realidad mi mundo de fantasía entre caracolas de ultramar.

Te vi llegar, al fin, un día...con un carro de algas y de risas, entre mil ojales en tu camisa de seda marina, que llevabas por desabrochar.

22 comentarios:

  1. Entonces valió la pena la espera.

    Besos marineros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibidos en la barca de pesca de sueños de sirena.

      Un beso de salitre y brea :-)

      Eliminar
  2. Que gran inspirador es el mar y sus ondulantes olas que nos toman por la cintura para abrazar nuestras individualidades. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa silla, de hecho es un banco para una persona, me llama la atención, porque siempre me hace pensar que alguien, además de yo misma, se paraba quieto allí a mirar al mar.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hermosa prosa poética inspirada por esa solitaria silla que parece contemplar, ella misma, el mar y el horizonte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tres años que conozco esa silla cara al mar, y no quise escuchar su voz, que en efecto, creo que esa, al de una solitaria silla que contempla el mar, y te permite que asomes tu mirada a la de ella. Estática y tenaz.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Lo bueno es que nunca dudo de que vendría, así a mí también me gustaría esperar.
    Por cierto, acá hace 35 grados, yo espero ansioso el bello otoño y sé que va a llegar.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la meteorología, en este caso, como certeza de otoños o primaveras para sentarse a esperar.

      Un beso y disfruta del verano... que se acaba...:-)

      Eliminar
  5. Lo bueno se hace esperar. Como tu escrito, que lleva casi cuatro días publicado y acaba de aparecer entre los que ya estaban leídos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnología y sus bromas en tu caso, una silla ante el mar en la foto inspiradora.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho esa espera, la silla vacía en la que se sientan los sueños y un día ven aparecer un carruaje de algas y risas llevado por la persona que se sueña.En el mar se sueña y algunos sueños se hacen realidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sueños que mejor que esperar sentado a que lleguen, hay que salir a buscarlos, pero este lugar siempre me sugiere la espera de anhelos en una llegada entre olas mecedoras.

      Los sueños pueden hacerse realidad, esa es la gracia, me imagino!. Un beso

      Eliminar
  7. Una silla desnuda
    ante un mar abierto.
    Un horizonte cercano
    como sueño incumplido.
    Una pasión descubierta
    culminando en una espera.
    Un beso sonoro,
    como el batir de una ola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La silla tomando el sol tranquilamente, a la espera de un sueño apasionado ante el mar.
      Les vi en la silla, ajenos al mar
      Lejos de playa alguna
      perdidos en un abrazo
      que les dejaba aislados
      de cualquier sueño por dibujar

      Llegó tu beso en un barquito de nuez. Un beso Alfred

      Eliminar
  8. Bellísimas tus palabras Albada2 ¡Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Pilar por leerme, por aceptar estas letras.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. He intentado imitarte, pero resulta que la silla está empapada de una ola traviesa... ¿Se puede esperar sentado en la arena?
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las olas traviesas empapan el alma de los que esperan. Las sillas, las cómodas, los armarios.....mejor esperar en la arena de una playa, bajo un mar. Creo.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Todo llega aunque creamos este lejos y sea cansada la espera.

    Precioso todo lo que escribes,,te venia echando de menos en mi blog y entre de casualidad y he visto que se me paso comentar esta entrada .

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado en otras cosillas,, pero tu blog siempre me espera, porque me gusta sentarse en el oasis de tus palmeras.

      Todo llega, ni un minuto antes del instante en que aterriza en nuestra senda. Un besazo, María y feliz semana.

      Eliminar
  11. Cuánta belleza, cuanta poesía hay en tu prosa ! Llegar aquí es como ingresar en un jardín de los que se imaginan celestiales. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y sentirte cómoda. Es mi propio oasis mental en muchas ocasiones. Por eso blanco y simple, por eso este rncón preciado no puedo imaginarlo más que con huellas en una arena de playa, y jamás como huella del barro de una botas, por eso valoro y momo mis escritos y vuestras miradas cómplices dejando pisadas con palabras por este rincón de todos los amigos blogueros, mi otra familia.

      Un cordial saludo, Beatriz

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.