lunes, 20 de abril de 2015

Cometas de palabras

Last days Winter 2015, de Bernaldo Soldo



Te regalo la palabra MULETA. No el trapo rojo tendido ante un toro bravo, sino el artefacto que nos ayuda a caminar, sobre los lomos de las ideas, cual montura de fantasía que nos ayuda a volar.


Volamos, con la pluma, como en cometas de frases, con hilos de seda por fonemas, hasta donde el viento en libertad nos lleva.

Por afán de lo que vuela. Palabras al son del viento, montadas sobre invisibles cometas.


6 comentarios:

  1. Gracias por esa palabra, Albada. Una muleta, un apoyo para la imaginación, para volver a escribir firme y segura. A ver si me sirve.

    Que te recuperes pronto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos servirá. Caminar solo y airoso, con la frente alta y el pisar seguro es un estado casi anímico, que casi siempre necesita la muleta de la "musa", del amigo, de la fantasía infantil o de cualquier muleta para echar a volar luego.

      Un fuerte abrazo, Sara, para ti y los tuyos.

      Eliminar
  2. Gracias, acepto con gusto un regalo tan notable, una palabra, que nos sirve para afianzarnos cuando nuestros pasos están debilitados y la llegada al destino nos cuesta más de lo deseado.
    Con ella, aguantaré mas tiempo a pie firme, impertérrito ante las inclemencias y soñando que viene una musa a dictarme el mejor texto soñado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu respuesta parece albadiana casi, a fe mía. :-). Soñamos sueños que tejer mientras esperamos, muleta en mano, que lleguen realidades firmes, que nos permitan caminar con tal fuerza en la zancada, que podamos coger velocidad para alzar el vuelo

      Un beso

      Eliminar
  3. Yo acepto el regalo y me retiro algo silencioso, pero con una sonrisa enorme en mi cara...
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...enorme, como las sonrisas cómplices, que pueden ser tan discretas, porque la complicidad esquiva las palabras, con un levísimo e ingrávido gesto

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.