jueves, 24 de septiembre de 2015

Fuegos para Mario



Hubiera deseado que Mario no hubiera ido tan tenaz en animarme a llegar a la zona costera desde donde se harían un par de exhibiciones de fuegos  artificiales.  La escollera de ese lado, que delimitaba una playa en calma, estaba casi vacía cuando llegamos. Ante la playa, en una zona ajardinada de césped en leve pendiente, tuve la tentación primera de sacar mi pareo y extenderlo sobre la alfombra aún verde en la caída de la tarde , y tenderme como un lagarto, a la noche estrellada en ciernes, que haría de telón de fondo a unos sonidos y luces tan atronadores como hipnotizantes. 

Faltaba media hora para dar comienzo a la demostración de pólvora y física, al baile de sonido con chiribitas en explosiones de magia sobre los tejados de la ciudad y el mar tan nuestro como cálido estaba calmo. Agotando los días de verano, algunas familias se habían a acercado al mar de nuestros pecados para que los críos gozaran de la magia de una guerra sin armas. Subí hasta la escollera, porque me pareció una óptima atalaya para contemplar esos fuegos de ardientes colores y gélidos reflejos sobre el mar profundo, y allí les vi.



Cinco hombres, y Mario, con sus trípodes, acechaban el horizonte, cambiando objetivos en sus máquinas, y no sé cómo, entrando en un baile lento de miradas por los visores, que me pareció de camaradería, aunque alguna mirada de soslayo cuestionaba el mar de los futuros logros. Uno de los figurantes cambió de ubicación al poco de llegar yo, y esas seis espaldas mirando a Montjuich iluminado, me hablaron de una cierta paciencia de pescador de sonrisas. 

En un banco de piedra, más que banco, una argamasa de hormigón de forma rectangular, me senté a contemplar la escena en la que, ante un cielo que se desbocaba de luces, cinco cazadores de fotos y Mario jugaban a ser el mejor fotógrafo de unas fiestas de ilusión. Pero ya no les miré. Embobada ante la magia de los artificios con juegos.

En poco más de veinte minutos se acabaron los truenos, se cerraron las espitas de las ráfagas de colores, y el silencio de asombro se rompió por aplausos tímidos de algunas de las personas que contemplaron el espectáculo. Pocos minutos de color que me dejaron la impresión de que Mario no había llegado a poner en marcha su reflex portentosa y potente, pero el cielo dibujó, con un dron en escena incluido, la magia de las expectativas a media voz. 

Me limité a dejarme llevar por la niña que habita en mí, que dejo que salga de paseo cuando puedo. A menudo ocurre cuando, cerca del mar, algún evento llama a los ojos de la límpida inocencia de las sorpresas de luz..





8 comentarios:

  1. La mirada se va tras la magia.

    Me encantó volver a leerte.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja mirada en busca de objeto
      que acaba siendo un latir de infancia
      mariposeando en las entrañas
      ante fuegos de artificio.


      Me encanta retomar un blog de amigos, donde los besos vuelas como cenizas de hoguera de afectos. Un beso volador para ti, María

      Eliminar
  2. Tu buen Mario quizás no hizo esa foto tan esperada, esa plasmación fantástica de colores explosivos. Pero al menos, nos has acercado a la maravilla que experimenta la niña que habita en tu interior y a veces asoma, para disfrutar contemplando la vida sin más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El espectáculo eran las espaldas recortadas contra Montjuich, seguramente,. Ante el cielo negro de los veranos en retirada.

      La magia acecha en mis ojos cazadores de estrellas fugaces, tal vez. Un beso Alfred...volador y ligero

      Eliminar
  3. Con qué facilidad estos fuegos artificiales te llevan al momento y a la edad en que estuviste viendo aquellos otros, hace unos pocos más de bastantes años.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hace más que bastantes años que el primer castillos de fuegos de artificio,,,pero para mí....es que cada uno es otro primero!,

      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Bien por Mario, que te convenció para asistir a ese mágico espectáculo de los fuegos artificiales.Estos fuegos de colores danzando en el espacio, que reúnen las miradas de la gente creando alegría, encantamiento, paz...Fuegos que hermanan.

    Muy bonita descripción, Albada,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Fanny...me alegró contemplar, detrás de Mario y otros fotógrafos, uan noche casi mágica.

      Nos seguimos leyendo. Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.