miércoles, 14 de octubre de 2015

La tele para dos


Alfred escribía sobre una tele de habitación de hospital hace poco. Su foto de mando a distancia en esta foto es imposible, porque ambos, uno para cada cama, están sujetos a la pared por un cordel que se fija con un tornillo, en la pared, claro. De haber sido posible, habría tirado por la ventana que no se puede abrir, el mando de la mujer que compartía mi habitación, eso sí lo afirmo. 

Me ingresaron con cita previa, programada las llaman ahora a esas operaciones no urgentes que guardan turno. Lo mío era para una intervención sencilla y sin complicaciones. Una hernia umbilical que desde hace meses me molestaba y tras apuntarme en la lista de espera me llamaron el jueves, para ingresar el martes siguiente, tiempo mínimo para analítica, rayos de tórax y electro, pero esto va como va, y me dije…bien, al menos hemos pasado los calores de verano. 

Me llevé mi Tablet, el móvil y dos revistas. Nada...serían dos noches como mucho, así que lo comuniqué en la oficina y a las ocho de la mañana, duchada y lista, con una bolsa deportiva me tomaron los datos de afiliación y me subieron a una habitación donde una chica de unos veinte años, miraba la tele, de previo pago. 

Apendicitis, me enteré pronto. Subí de quirófano y fue el sonido de una serie de empeños a lo bestia o no sé qué, con esas voces, lo que me dio la bienvenida al mundo de los vivos, o de los conscientes, con más intensidad que la voz de la hermana que había estado sentada allí esperando mi subida. 

Estaba tan helada, que al taparme, me dormí nuevamente, arrullada por la traducción en español sobre las conversaciones en inglés.

He pedido el alta voluntaria hoy. Ya sé que hay auriculares, pero entre series de tatuajes, de concursos de maquillaje a lo bestia y esas visitas de amigos y amigas con su explosiva manera de comentar y relacionarse entre ellos, el tema de pagar la tarjeta de la tele, o tirar la cortina de tela que nos separa a las pacientes, ya dejó de importarme.

La tele podía haber sido un conflicto de gustos, o económico, porque quién pone su tarjeta y para qué programa, que el otro no puede evitar ver… pero la herida me duele al toser, y cuando estoy nerviosa, la tos me ataca, aún con caramelos de menta.

Pena que no existan chucherías para no escuchar, o pastillas para bien soñar.

4 comentarios:

  1. Por alusiones. La foto de un mando de tv, era una elección puramente estética.
    Poder estar en una espléndida habitación hospitalaria, acompañado por una persona joven que gracias a sus acompañantes te mantienen al día de las ultimas formas de expresión ha de ser una gozada intelectual. Que suerte tienes!
    Que te mejores, besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, si llego a poder coger su mando, lo mando a la porra. Es una gozada creo que debe ser estar sola con dos teles!

      Me encanta la juventud, en parte porque no renuncio a la mía, que casi ya agoto, pero sus formas de manifestarse a veces se llevan mal con la convalecencia.-). Ya estoy en casa, el alta voluntaria me ha permitido dejar de toser, y estando tranquila, y pudiendo escuchar el silencio que necesito, estoy recuperada.

      Un beso

      Eliminar
  2. Me cansa esa gente que nunca tiene en cuenta a los demás cuando está en un sitio público.

    Y en los trenes, aviones u hospitales donde se tiene que compartir un tiempo irreversiblemente pueden arruinarte la estancia o el viaje.

    Lo del alta voluntaria fue una decisión acertada. Deseo que las secuelas de la operación hayan ya desaparecido.

    Las teles compartidas con conocidos son una fuente de discusión, tener que compartirla con desconocidos va un paso mas allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una casa, ya se han hecho caricaturaciones de un mando para más de un tele espectador, pero cuando la opción de irse a otra habitación es nula, el tema es un pelín de convivencia necesaria.

      Gracias por tu interés. Me recupero a pasos de gigante, creo que gracias al alta voluntaria :-) Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.