sábado, 7 de noviembre de 2015

Esas cosas de Cortázar

Tomado de Internet


El mundo de las palabras es algo así como la construcción de un hogar en una casa. Un tanto de estructura física sí que se necesita, pero el espacio lo amuebla cada quien con los retales de pasado y miradas del presente que lleva en su mochila.

Hilvanar palabras es más que un juego, por bien que para mí, eso de escribir me lo tomo tan en serio como un juego donde no hay vencedores ni vencidos, como cuando de niños soñábamos en voz alta a -...y si... vinieran los alienígenas?, por ejemplo, o unos bandidos, que es lo mismo. Era poner la tarima de un escenario inventado donde proponer un teatrilllo en vivo, a través de los fonemas y las ideaciones que nos aportaban o nos sugerían. 

En el relato La casa tomada, de Julio Cortázar, el autor nos plantifica en un espacio vital que va disminuyendo poco a poco, y no sabemos por qué peligrosos invasores, pero sabemos que al final ese habitáculo permitido, se hará tan menguante como el gran vacío, para ser desterrados hacia un exilio.  

Puedo pensar a veces qué busco en la lectura, e imaginar cómo sería trasladable a suponer qué busco en una persona.

Jugando, por supuesto. 

Buscaba en tus palabras la razón de mi eterna duda. Me avine a bucear en tus fondos bibliográficos. Cuando al fin me frenaron tus manos, ante las sinrazones de las páginas aún no escritas, me desperté soñando en mariposas de papel, sobre el espacio intangible de tu voz. 

A tu alrededor se erigía un territorio yerno, donde huerto de palabra alguno podría germinar  jamás.



PD. En la entrevista que se le hizo en España, en 1977, para RTVE, en el programa "A fondo", explicaba la génesis de los cronopios "Estaba en París en 1952 y fui a un concierto en el teatro de Campos Eliseos, un homenaje a Igor Stravinski. Estaba muy conmovido viéndolo cuando vino el entreacto. Estaba en una de las localidades más baratas, completamente solo. De golpe tuve la sensación de que había en el aire personajes indefinibles muy cómicos que circulaban y su nombre eran cronopios",








4 comentarios:

  1. Hay palabras que nos envuelven e intentan danzar con nosotros un vals, que se convierta en un cuento, donde vivamos todas las experiencias posibles. Incluso las que no están escritas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque es la palabra que que provoca que existan. Es la magia de los fonemas, que alientan a la mente a fabricar una imagen, o un aroma, o un recuerdo.

      Es la mágica magia de la palabra. Un beso.

      Eliminar
  2. qué texto más interesante, demuestra tu amor por la escritura. me halagó mucho q estés buscando mi libro, es difícil de encontrar, la tirada fue minúscula y mi editorial cambió de distribuidora, por lo q ¡vaya usted a saber donde andará! En la Casa del Libro sí lo tienen en catálogo, se puede encargar. Cómpratelo si te apetece y si no te apetece no te lo compres, somos amigos igual, va? o compañeros de letras, si más no....un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ando tras la materia que hace posible la existencia de las cosas. En mi caso, las palabras, Por jugar a construir mundos, cuyos objetos, nazcan por las palabras, que al ser leídas, o encontradas, como en una magia de varita mágica, con un halihop se hagan carne. Es broma

      Buscaré pues, y amigos siempre. Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.