sábado, 12 de diciembre de 2015

Divorciados en Navidad

-        
Tomado de Google
    Teléfono

          -No Paula no.
-         -¿No …qué?
-       -Que los niños pasan las navidades conmigo.
-        -¡Ah… eso! Luisito, que me oiría hablar con mi madre.
-       -Sea lo que sea, el crío ha llegado diciendo que estarás muy sola. Y más chantajes no, ¿vale?
-       - Ay Luis, no te líes. Llamaron mis padres, que querían venir por Navidades, y yo les dije que los niños estarían contigo, que la pasaría sola. Nada más
-        -Mira. Ellos hablan de que estás sola más de una vez, y estoy harto de tu afición a hacerte la víctima, reina. Más no
-       -Eh, eh...para el carro. No me hago la víctima, pero tú vives con Lola, así que no estás solo, y eso es una verdad como un templo.
-        -No es el caso, y lo sabes
-      -Sí lo es. Y si este año iban a venir mis padres para verles y hacer el tió y eso, pues sí importa el que yo esté sola, ¿no?
-        -No empecemos. Más tretas no. Ya no.
-        -Pero es que tú ya tienes otra familia.
-        -Sí, pero ellos son mi familia, Paula, y parece que por haberlos parido sólo son tuyos.
-        -Mira, déjalo Luis. Déjalo. Que vengan por fin de año y ya está
-      -Eso es lo que tenías que haberles dicho desde el primer momento a tus padres. Que estarán contigo por fin de año, porque el año pasado pasaron las navidades contigo, y yo las pasé solo. Pero no, la señora ha de ir con el cuento de la lástima…
-       -No te consiento que me insultes. Y no es cierto. Me hago un hartón de trabajar para estar por ellos, y sí, tú les quieres mucho, y sí… tú les disfrutas mucho...
-      -Claro que les disfruto. Y mucho, y sabes que Lola se mata por caerles bien y hacerles felices, como yo…
-       -Sí Luis, pero soy yo quien les aguanto, ¿entiendes? Coles, lavadoras, deberes…
-        -Pues que vivan conmigo, ya se lo dije al juez- Dice subiendo la voz-
-        -No sigas, Luis. No sigas, que sabes que hay muchas cosas que es mejor dejar en paz 
-       -Pues no las dejemos en paz, di lo que sea que tanto te amarga reina, porque yo ya me cansé de escucharte.
-        -No, ahora ya no vale la pena.
-        -Vale. Quedamos en que pasan las navidades conmigo y fin de año contigo, y ya está
-        -De acuerdo. Pues ya está, que mis padres vengan por fin de año, y así tú eres feliz…
-       -Paula…no puedo, no pude entenderte tal vez. Yo sí que deseé siempre que fueras feliz, conmigo o sin mí.
-      -¿Ah sí? Caray...y yo sin enterarme…- Ahora la que sube la voz es ella, y habla con retintín
-     - No, Paula, déjalo. Venga, que pases unos días felices con tu familia, y saluda a tus padres de mi…
-        -Pririrpiri….llamada finalizada.

Luis no puede ver cómo cuelga el teléfono, cómo va a la cocina, se pone leche en un vaso que entibia en el microondas. Esa leche que luego se desparrama por el mármol cuando, "sin querer", golpea el vaso con el codo.

Paula no puede ver cómo mira sorprendido su móvil, para clicar que cuelga, ni cómo se va a la cocina, donde Lola hace cuentas para ver cómo hacer la comida de Navidad para ellos y los niños de él, y calcula el precio de los regalos que les harán.
-    ¿Qué pasa?
-    Nada reina…Paula y sus neuras.

Se abrazan mientras Lola observa de reojo las cantidades anotadas en un papel reciclado cuya raya inferior ya trazó, con rabia.


2 comentarios:

  1. Mirada sobre lo que queda de un hogar roto, con una mirada respetuosa para los niños, tristes protagonistas perdedores, en todo proceso de separación, usados muchas veces como arma para atacar al ex.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que queda mal resuelto, con silencios no explicados, o palabras que hirieron, queda siempre mal.

      Los hijos son usados en demasiadas ocasiones como arma arrojadiza, y éstos sufren, lo que es un maltrato para quien, sin duda, no tiene culpa en los amores que acaban.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.