viernes, 4 de diciembre de 2015

Lluvia de lodo

Cae la lluvia. 
Tomada de Internet

Sólo sé que llueve sobre el camino.
Y que la senda se hará intransitable en pocas horas, 
y que las azucenas empapadas
no aguantarán el barro que se avecina, 
si no para de llover.

Y que las mariquitas y las mariposas andan cautivas, 
a la espera de un sol, que vuelva tibio
sobre los campos de las esperanzas, 
agostadas por esta lluvia de desvarío y lodo, 
que han convertido el sueño en pesadilla.

Y que el pan no estará en la mesa
si en los trigales de la fe no se siembra. 
Y no se siembra porque con esta lluvia
de mentiras y cinismo,  de corrupción impune,
las ganas de sonreír andan marchitas.

Cae la lluvia, 
que no alimenta ni nutre. 
Cae la lluvia y nos faltaran paraguas
si no para de llover.

4 comentarios:

  1. Dichosa lluvia. Tan necesaria como impertinente. Podía llover siempre por la noche, que hace el mismo efecto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, puede llover y limpiar de verdad el panorama. Pero llueve aún poco y mal

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Esa lluvia tan necesaria y siempre tardía, que no lo hace al gusto de todos, pero que es imprescindible, para limpiar campos y caminos, conciencias y comportamientos, lodos y perfumes. Bendita agua que nos traerá un mundo nuevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá y lloviera sensatez y abrazos, manos extendidas y palabras razonadas, pero llueve lodo sobre los lodos, en demasiadas ocasiones, en esta piel de toro.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.