domingo, 6 de diciembre de 2015

Música maestro

"Clase de piano", Veemer

Dejo que la ventana abra paso al nuevo día, con mis pestañas aún plagadas de hilachas de rastros de mis sueños.

La ducha me recibe con unos pases de agua y de notas musicales que refreno en mi garganta para no encender de enojo a los vecinos. La toalla abraza la piel por acabar de despertar a los sentidos y el aroma del café de cápsula deja ir, como ambrosía, un compás de promesas para el paladar.♪♪

Abro una ventana más, donde a menudo, por un plasma inerte se me antoja un saludo de a de veras, que me lleva a una loa de sinfonía que acaba por despertar a la mañana.♪♫

Salgo tarareando hacia el trabajo, con una provisión de grato aroma a cuarto con piano de caja, con metrónomo,  y peluca blanca como la alegría.

Mi día me lleva y me trae, como las frutas del mercado, hasta que en algún momento, por la ventana inexistente de las cosas, la vida de las notas musicales se acopla a unos instantes de asueto e islote perdido.♪♫♫

Sin nombre, sin presencia y sin más identificación que un simple apodo, siento que el aire queda quieto. Nada más que calma se acomoda en una página sin dueño. La amabilidad que sabe a café calmo con miel, sin arrebatos, disponiendo un bodegón para este cuadro.

Ese que contemplo cuando lo veo, pero que sé que forma parte de mi casa, como los cuadros que engalanan las paredes de los ratos tranquilos, sin requiebros.
Y en muchas ocasiones son los sones que me llegan del bodegón de los afectos impalpables, los últimos compases♪♫♫ que me llevan al paisaje de otros nuevos sueños, con Morfeo

6 comentarios:

  1. Música la que nos envuelve en los latidos de una letras llenas de vida,sinfonía para los sentidos.

    Un beso muy dulce de seda, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música ♪♫♫...que nos acompaña, dando vida a la vida.

      Un beso, dulce María

      Eliminar
  2. Como la música nos invade y realza todo nuestro sentido de la vida, a cada acción le corresponde un sonido, ya sea en la ducha, preparando el desayuno, paseando o trabajando. Nos marca el ritmo trepidante que da a la vida esa cadencia que nos ensalza en un baile sin fin.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad creo que sin música la vida sería otra cosa...pero peor

      Un beso

      Eliminar
  3. Tus palabras llenas de música de alas como nuestro Silva llegaron hasta mí. Abrazos desde la distancia azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las notas, volando, sin alas, sobre los océanos y las distancias, para embaucar a los tiempos, en su mirada azul que nos permite latir con el ritmo de la vida.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.