jueves, 3 de diciembre de 2015

Pétalos de mar

Tomado de Internet

Sentí el regocijo
de tu fuerza desnuda entre las olas.

Estaba oscuro, y, 
cuando entre altibajos de luna y chapoteos
llegué a tu cuerpo, no me cupo duda alguna
sobre el amparo que ofrecía tu piel anfibia entre las aguas.

Y sentí hasta qué punto, 
tú, mujer, inventabas las cosas del amor
para ser puerto de mis brazos y sal de mi pan,
y es que desatas la fuerza de mis olas, prendida en tu mar 


2 comentarios:

  1. Ese puerto a donde arrimas la nave, llegada en oleadas suaves y tranquilas, hasta que impulsadas por una luna creciente, cogen ese ritmo desenfrenado, que solo ese refugio puede atemperar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino una cueva frente al mar, donde reposar los abrazos de las olas y conformar su fuerza interior.

      No sé qué siente un hombre, pero intenté imaginar una unión cargada de deseos ante el mar.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.