miércoles, 6 de enero de 2016

Canto feliz


Son las cinco cincuenta de la mañana cuando me despierta una voz infantil, aguda, en un ay, ay, con ritmo. Pienso en pesadillas, tal vez de un niño de unos siete años del tercero.
Oigo que uno de mis hijos va al baño, y que el gato acude a la terraza del patio interior. Sigue, acompasado ese pesar, que se asemeja a un ensayo de voz, y que me impide volver a dormir y me recuerda la posibilidad de ir yo misma al baño.

Cesa el canto. El gato aprovecha para venirse a mi cama, alguien ha ido a la cocina, el silencio luego retorna al patio de luces, la luz de alguna cocina se apaga, y el edredón me cobija, cuando a punto de volver a dormirme regresa el canto de alarmas en voz aguda, en un compás que ya me hace sospechar que no puede ser terror nocturno de niño alguno. No me salen las cuentas, porque los vecinos, menos el del piso en alquiler no pueden estar holgando, o por edad o porque llevan tiempo en el inmueble.

Son las seis y diez, cuando el compás se acrecienta, se acelera, en un gemir que roza el grito, en unos agudos que ya quisieran muchas cantantes. Me recuerda una aria, el gato se asoma al patio de luces, me pongo música con auriculares, se oye una tos varonil forzada, un perro, el del tercero se une al canto cuasi agónico en un acoplamiento imposible, desisto de escuchar a Bach cuando veo que el gato hace amago de querer salir a la ventana, que por suerte tengo con la persiana bajada porque su afán exploratorio le ha llevado, por dos veces, al fondo del patio. Como en un final de orquesta los gritos, ya imparables explotan, en la noche, con un perro gimiendo, un gato  a punto de romper una persiana y desistiendo de dormir más.

Son las seis y treinta, cuando, ya en la ducha, con la puerta cerrada, el grifo abierto, la cascada de agua sobre mi cuerpo y el gato sentado sobre la tapa de wáter, el canto de gemidos vuelve a atacar  sin partituras, con ritmo, con un in crescendo rápido hasta que el mismo perro gime, el gato baja disparado de su atalaya para arañar la puerta, me echo por encima un albornoz para abrirle, y cuando le veo correr hacia mi dormitorio, un estallido de gritos inunda de nuevo la noche a punto de caramelo.

Mojada, aterida de frío, con un gato a mi lado y el rumor de unas toses viriles, un perro a punto de un infarto y una mascletá de gritos, cuando éstos cesan, me pongo a aplaudir.

8 comentarios:

  1. Los despertares vecinales, tienen un in crescendo no programado, que se adhiere por las paredes de los patios, entrando a saco en las viviendas, desnaturalizando nuestra sacrosanta privacidad e inmunidad de castillo medieval sin foso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor esos sonidos que de otra naturaleza griteril, puestos a elegir a intrusos sonoros en el sacrosanto hogar.
      Al buscar un título, la palabra grito sobrevoló como un buitre sobre las ideas, pero, como ves, acabé por loar una forma de despertar al alba, aunque ajena :-)

      Un beso

      Eliminar
  2. Un relato con un ritmo tremendo... Me encanta el final. Tambien aplaudo, sin duda...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un canto a la vida, en ese ritmo, con dos orgasmos como dos catedrales, así que lo de aplaudir, que no llegué a hacer, pero que seguro más de uno pensamos como colofón perfecto, era de recibo :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. El pudor he tenido que sucumbir a los muros de papel de fumar para economizar en la construcción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de los muros de papel es un gran problema. En este caso, creo que los muros de los castillos mediavales tal vez tampoco habrían podido aislar al resto de habitantes de la zona, pero al menos habría atenuado esos gritos. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Muy bueno, Albada! Una prosa ágil, muy expresiva, me ha hecho percibir todos y cada uno de los sonidos de esa madrugada vecinal inspiradora de este divertido relato.

    Que el año nuevo te llene de emociones, amiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se percibía mucho y bien la atmósfera de una isla de dos en medio de un océano de realidades muy prosáicas. Esas que no les importaba en absoluto, y oye...que me parece bien.

      Te deseo un año maravilloso, con poemas tan lindos como siempre son los tuyos, y sobre todo, miles de momentos mágicos por intensos.

      Un fuerte a brazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.