martes, 12 de enero de 2016

Estudiante de belleza

Imagen de internet

Eso de querer ser peluquero o esteticista imagino que es una vocación que uno siente, o los de alrededor atisban. Para impartir ese grado formativo de primer grado, hay academias, que, a cambio de que te atiendan personas en formación, pueden ofrecer precios más que competitivos. Si buscas excelencia, y experta pericia, tal vez hay opciones mucho más fiables.
Son las peluquerías y tratamientos estéticos que yo utilizo, y la verdad, salvo contadas ocasiones de impericia, no puedo quejarme.

En la que uso ahora, más cercana a mi domicilio que la que utilicé durante cuatro años, las estudiantes de primero, este curso ya hacen segundo. Y a algunas, las conozco por su nombre. Me llamó la atención en un corte de pelo, una chica de cabello más que llamativo, un perforador de oreja, un par de piercings y unos ojos como rayos. Esos labios como arrecifes, y una risa que echaba a volar a las palomas.

Hace peluquería, por lo que hasta hoy no he vuelto a verla. Su rostro es tan parecido a una chica de anuncio de la Coca-Cola de este verano, que, al preguntarle si había hecho algo de grabación, enseguida, y con risas me ha disparado

-ahhh, jaja, la Coca-Cola. Que nooo!
-Pues reconozco que pensé en ti al verlo, ya ves.
-Mucha gente…pero no.

Es una academia pequeña, pero con ambientes, cómo no, muy diferenciados entre lo que es estética y peluquería, y yo he pasado a que me hicieran la manicura. Una excentricidad que de vez en cuando me permito, así que no he podido disfrutar de esa muñeca de anuncio. Ni se oía su risa, ni hoy sus ojos echaban luminarias en la mañana, ni esparcía ese halo de juventud reventona como clavel de agonía.

Curiosamente, dos alumnas, una actuando sobre otra, se partían de la risa, con sus cosas, pero riendo para dentro, sin soltar las carcajadas que reventaban en sus bocas. Y la que me atendía, no paraba de pedirles que parasen.

-No,  que suelten las carajadas, porque se van a ahogar!


Algo le pasa. Tal vez resfriada…tal vez meditabunda…tal vez exceso de fiestas navideñas…esa juventud, explosionando, la volveré a buscar, cuando regrese a la academia de belleza, donde niñas casi, lidian con mujeres con arrugas, con manos y pies artrósicos y deseos aparcados en trenes de vocaciones que a veces se materializaron, y a veces no

6 comentarios:

  1. La mejor vocación es la de estar y seguir vivos. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. No veo mejor oficio que vivir

      Un beso, y feliz año...ya estrenado pero seminuevo!!!

      Eliminar
  2. Un mundo desconocido, donde hay mujeres, que encuentran sus momentos de diversión mientras atienden a otras, que mientras son atendidas, recuerdan con esas risas, sus momentos divertidos pasados y los que están por llegar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un universo. Bien es verdad que he visto a más de un hombre, por temas de depilación, creo. Pero es un mundo femenino que respira confidencias, de jóvenes que inician la vida, y de granadas que aún quieren luir frescas, porque se sienten vivas.

      Un beso

      Eliminar
  3. La vida es un círculo.
    Me lo explicaron de bien pequeño en el colegio.
    Cuanto más mayores somos más cerca estamos de los jóvenes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. A mí no me o explicaron la mar de bien, porque las monjas, creo, estaban por encima de la edad y asuntos de este mundo. :-)

    Con la edad, es cierto, se valora, se mira, ¿se envidia? la juventud perdida. Pero yo no. Para mi desgracia, seguramente, me siento como Picasso, siempre joven por dentro

    Un beso

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.