domingo, 10 de enero de 2016

Niños que crecen


Él nació a trasmano. Antes de lo previsto. Sin haber sido buscado entre lunas de algodón de esos instintos maternales, siempre alertas con la edad.

Quiso llegar, dando aviso, en la noche de Reyes, como una estrella refulgente, o un cometa con cola de caballo para hacer notar su llegada. Pero hubo de esperar a que el aire pudiera entrar en sus pulmones, en cantidad y forma suficiente para reír después.

Nació menudo, con un peso pequeño y unas grandes, unas enormes ganas de decir “aquí estoy yo”. Le costó hablar, pero nada le costó reír, o caminar juguetón, o echar los brazos para gritar su alegría cuando la madre llegaba.

Prematuro en su talla, en su tiempo, menudo en su desarrollo de niño amado, supo dar la forma a los abrazos de arrullo, a ese dormir con cuentos, a ese despertar con la risa en la mirada que nutriera las ganas de seguir viviendo.

Su abuela decía que su nombre exigía un don previo: Don Eduardo. Hoy cumple veintiún años. Y tiene un don: su facilidad para dejarse amar.

10 comentarios:

  1. Ya tiene la cara de buen chaval. Lo de hacerse querer por todo el mundo no es por casualidad. Algo tiene el agua cuando la bendicen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que ese niño no buscado llenó un hueco que nadie podía pensar que hubiera. Tenía que venir. Y vino. Iluminando el aire, con su humor de niño.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Todos los hijos vienen cuando toca, más allá de la programación, hay rebeldes que se cuelan y nos abren los ojos a la maravilla de la naturaleza, la humana y la de verdad. Encima tenemos la suerte de aprender de ellos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vienen cuando les toca a ellos llegar y a nosotros recibirles. La maravilla de la vida, como dices, se nos pone delante cuando con ellos redescubrimos el mundo, el real y el que deseamos para ellos

      Un beso

      Eliminar
  3. Los niños crecen, pero para nosotros van a continuar siendo esos pequeños-grandes milagros amados, siempre amados.
    Muy emotivo, Maripau.
    Un beso muy grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños se hacen hombres siempre. Pero sólo los que son amados pueden llegar a ser grandes personas. Creo.

      Un beso grande

      Eliminar
  4. Un texto que nos brinda unos instantes de emoción y amor...

    Muy bello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese despertar al mundo, que nos nutre el alma, y las neuronas, y las risas...Cada hijo es un don. Pero estos que llegan, y son prematuros, desatan sentimientos muy hondos, porque desde las incubadoras nos miran con la interrogación en la mirada, y la respuesta siempre es amor.

      Muchas gracias. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  5. Felicidades para él y que le vaya muy bien en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Esperemos que la vida le sonría...cuanto menos no le de patadas....

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.