lunes, 8 de febrero de 2016

Carnaval de caramelo


Cuando los vecinos llevaron al perro, ella aceptó, sin pensar que temprano en la mañana, se disfrazaría de elfo musa para ir a trabajar.
Con las compañeras de planta, la suya tan peliaguda, harían el turno de cuidar a los niños ataviadas  de cuento. Harían competiciones de risas con los pacientes más animados y leerían cuentos a los más graves, por llevar la alegría abrochada en tus talles.

Vestida con antenitas llamó a la vecina, le devolvió a Yoko, se montó en el metro y llegó a Vall d’Hebron rodeada de princesas con sueño en las pestañas. De piratillas de parche en el ojo y misterios por descubrir, de hadas con alas plegadas en bolsas de Ikea, de indias y americanos, de mamás retocando peinados y plumas, zapatillas y espaditas de plástico.

Junto a la gente que iba hacia el trabajo vestidos de día laboral, ella, algunas madres y casi todos los niños, engalanaban el aire con sabor a carnaval sin comparsas, al son de un convoy que olía a Cola cao y nervios, a dicha y a regaliz. Una fauna y flora de caras de alegría, de impaciencia o de sueño infantil, se empeñaban en recordar que era carnaval para todos, también para los niños del hospital.      


11 comentarios:

  1. una idea muy alegre para celebrar el carnaval.
    felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las plantas de pediatría se busca aliviar a los niños, con todas las tretas al alcance de la imaginación.

      Gracias por valorar la iniciativa. Un saludo

      Eliminar
  2. No puede haber algo más bonito.
    Ni mejor.

    Mi aplauso para todas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un colectivo que se deja la piel a tiras por la sonrisa de un niño. Son formidables, inmunes al desaliento, y merecedoras del mayor reconocimiento.

      Un beso

      Eliminar
  3. No hay nada más triste que un niño en un hospital. Cualquier detalle por arrancarle una sonrisa es emotivo y digno de admiración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay hasta payasos, especializados, formados, especiales digamos, en San Juan de Dios, hospital infantil. Porque todos entendemos lo triste que es ser niño y vivir por un tiempo en una cama de hospital.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Una gran labor la que realizan para conseguir una sonrisa de un niño enfermo. Un gran aplauso, se lo merecen!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo,por completo. Se merecen aplausos y el trato más considerado por parte de administración. Las familias ya suelen valorar su labor.

      Un beso

      Eliminar
  5. Preciosa iniciativa, me uno a los elogios de los comentaristas y como no a tu bonita aportación para difundirla. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las plantas pediátricas son de aquellas donde se nota la vocación del personal que atiende a los niños. Inventan lo imposible para disminuir el dolor, para buscar la sonrisa, para intentar que el niño, en lo posible, se sienta bien

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.