lunes, 15 de febrero de 2016

El amor no alimenta

Imagen de Google


Ayer, día de San Valentín, se celebraba el día de los enamorados. En Cataluña es costumbre  utilizar el día de San Jordi para festejar ese sentimiento. Recordé un juego de una compañera con la figura de este santo de lanza y dragón, y me animé a armar otra historia, que no leyenda, sobre tal día y tal santo.

Este santo nació en una pequeña villa de la Conca de barberá, Montblanc. Pero hay quien lo sitúa en Inglaterra.

La historia, que no leyenda, dice que hace mucho tiempo, había un  rey viudo, cuyo nombre no ha sido recordado, quien tenía una hija, cuyo nombre exacto tampoco se recordaría. La hemos dado en llamar “bella princesa” porque era linda y prudente, modosa y buena hija. El rey, cuando la artrosis empezó a molestarle, comenzó su periplo de buscarle esposo, por garantizar la sangre azul por sus reinos, pero la bella princesa no manifestaba prisa alguna. Se mantenía virgen y serena, cultivando flores del jardín palaciego, rezando o cosiendo en la tranquilidad de ser feliz, contemplando los paisajes del reino en sus paseos diarios y cuidando del padre. En gerundios mecida.

Cuando la joven cumplió veintidós años, impaciente por ser abuelo, el afligido padre ofreció a su hija que fuera ella quien eligiese al esposo, porque los pretendientes que él recordaba como posibles príncipes ideales, esos príncipes azules que abundaban en los otros reinos lejanos, a ella no parecían causarle ningún deseo de conocerles.Desde entonces, de hecho, son los hijos los que eligen pareja, y no como en el medievo, época en que eran los padres quienes elegían a los cónyuges de sus vástagos. 

Dicho esto, que no es milagro sino coherencia, y que no haría que pasase a la historia, la razón de su santidad llegó un día en que la casualidad quiso que a las afueras del pueblo, un joven llamado Jordi, cuyo nombre sí que ha pasado a la historia por la gesta casi milagrosa que realizó, se encontrara con la bella princesa. Justo cuando ambos creyeron escuchar el aleteo de un dragón, y un calor sofocante que parecía fuego vivo. Un géiser ignorado hacía su primera erupción en mil años.

Él, gallardo aunque humilde,  aun sin lanza ni sable, hizo movimientos de asestar mandobles al viento con un palo, y ella, con los ojos cerrados, escuchó un rugir de fiera que al fin cesó, tras ruido de aspavientos, reniegos varios y un “muere cobarde” final acompañado de un golpe seco.

Nadie pudo encontrar el cadáver del dragón, pero todos creyeron a la princesa cuando afirmaba que Jordi había dado muerte a una bestia fiera que escupía fuego por su boca. El joven no explicó jamás que los ruidos los produjo él, para impresionar a tan bella dama, así que el rey, agradecido, propuso una comida para festejar el hito de la caza de un dragón en su reino. Era un prodigio que tal bestia hubiera sido muerta antes de tener que alimentarla con ganado, y como tal proeza quiso festejarla. Correspondió con un banquete pantagruélico para nobles del reino, compartiendo  el honor de encabezar la mesa con el valiente joven.

Como Jordi no tenía costumbre de comer carne, pues las aves que comía de tarde en tarde eran los pajaritos que cazaba si tenía suerte, casi se indigesta de comer en demasía y no estuvo por cortejar a la bella princesa, aunque quedó prendado de nuevo por la mirada ausente de tan linda dama. Reparó en que los lugareños como él casi nunca comían carne y que hasta era laborioso conseguir algo que comer cada día. En los jardines se cultivaban bellas flores, y  en los campos nacían también,  pero la belleza y el aroma no servían para alimentar los estómagos de los habitantes del reino. Así que, mirando al cielo un día de Abril,  encomendándose a Dios, y apesadumbrado al ver qué mal comían casi todos en el reino, rogó porque a partir de ese día, al lado de cada rosa naciera una patata, y al lado de cada tubérculo naciera una rosa.

Desde entonces, en ese reino, conviven rosas, para demostrar amor a las damas, junto a patatas y nabos, de tal forma que lo que les alimenta está al lado de una flor, y al lado de cada rosa nace un tubérculo que alimenta.

Por no regalar junto a la rosa una patata,  por estética y por envoltorio de dudoso aspecto, se puso de moda poner una espiga de trigo junto a la flor.

En ese reino jamás se pasó hambre, pero lo que pasó a la historia, que no leyenda,  es que cada veintitrés de Abril, por coincidir con la muerte de dos grandes literatos, se conjuga el alimentar el amor con una rosa, el cuerpo con una espiga de trigo, y el alma con un libro.


16 comentarios:

  1. Bonita historia, que no leyenda, Albada. Un beso. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Releer la historia, incluidas leyendas de literatura oral, puede llevarnos a replantear los deseos de quienes las vivieron, o soñaron, o creyeron.

      Un beso

      Eliminar
  2. Bonita manera de acercarnos a una historia, que no leyenda, de cómo un plebeyo espabilado, prendado de una bella dama, se las ingenió con astucia, para que se fijara en él y de paso mejorar la alimentación plebeya, que como es bien sabido sólo aspiraban a comer pan, pues bizcochos ya tenía, más no patatas y demás tubérculos con verduras, y no digamos viandas de larga cocción a las brasas, mientras los , cantaban sus composiciones, que luego transcritas en pergaminos, dieron pie a los libros que conocemos, regalo obligado entre parejas que quieren compartir algo más que una rosa y no tienen un mal dragón que sacrificar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros de recetas, de pajaritos fritos, piernas de carneros, jamones al oreo, higadillos con fritangas, sangre cocida en chorizos colgados y otros platos culinarios, son bien recibidos, menos por los vegetarianos, pero lo que cantaban y contaban mientras comían los nobles sin plebeyos, eran músicas celestiales de ángeles por escuchar.

      Creo, pero eso sí, lo pasaban bien sin tener que cocinar alas de dragones ni lenguas lanzafuegos a la parrilla. Un beso

      Eliminar
  3. A mí me hubiera gustado más que la tradición fuera: una cerveza y una de patatas bravas...

    En fin...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedaba con un pincho-tortilla y un vermut, pero no pudo ser...cachis con las leyendas.

      Un beso

      Eliminar
  4. Pues muy bien traída la historia, la verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sangre saliendo del pecho dragoneril, y esa princesa ofrecida para ser devorada, no me gusta mucho.

      Un abrazo. Me alegro te gustara

      Eliminar
  5. Hoy si se mantiene el nombre de esa historia con visos de leyenda es por la carga comercial que conlleva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Pero me gusta ese día laboral donde las rosas con trigo, y los libros aderezan las calles, dejando páginas por abrir y afectos por confirmar.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola. me gustó conocer esta historia. Acabo de descubrir tu blog y me gustan mucho tus relatos para hacer un stop en las tareas de la vida cotidiana . En este momento tengo un blog dedicado a los jóvenes y Educación que te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ . Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que veas este rinconcillo como un KitKat, porque así era la intención. Gracias. Ahora me paso y te sigo, por supuesto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Una historia para conservar y tú eres esa persona que tiene ese noble encargo. Saludo colombiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería fantástico que las leyendas incluyeran siempre buenas acciones, y mejores deseos, que batallas y princesas invisibles, ¿a que sí?

      Un abrazo

      Eliminar
  8. leyenda o realidad, lo evidente es que hoy por hoy hemos encumbrado un simple 14 de febrero a la categoría de 'AMOR'

    San Valentín, allá donde esté, seguro no escatimará miradas cómplices y sonrisas ...
    ay, del amor, si no existieran los santos!!!!!!!!, jejej
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual la celebración de ese sentimiento, sin mercadotecnia,
      nadie hubiera en dar porque existiera.

      Suerte de santos, lemas, poetas, floristas, bomboneros y afines que nos hacen saber que el amor existe. :-)

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.