martes, 9 de febrero de 2016

Lluvia y rosas

Llovió bien poco. El viento sí que quería dar la nota es este día de nubes que iban llegando, pero para irse yendo 


Cayeron cuatro gotas mal contadas, dejando la ciudad con un halo de humedad que adornaba la mirada, bajo el paraguas, de un invierno en retirada. Cayeron sólo cuatro gotas. Suficientes, para que, a las rosas, yo las viera diferentes


6 comentarios:

  1. Yo ni rosas he visto, para poder apreciarlas diferentes. Solo asfalto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...es que igual no paseaste por un parque, ni llevabas los ojos de ver, ni la cámara para fotografiar :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Necesito cuatro millones de litros para compensar esta brutal sequía...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llega la lluvia, tarde o temprano, para ofrecernos rosas que nos dejen sonrisas iluminadas,

      Un beso

      Eliminar
  3. Con los ojos achinados de estar en el desierto, encuentro que cuatro gotas para cuatro rosas hacen un cuarteto muy jardinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que puedo contestarte. En um desierto, una gota es un tesoro.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.