domingo, 7 de febrero de 2016

Verte y escucharte

Imagen de Internet 

Quiero mirar y ver.

Esa luz en tus ojos… y en tu tacto.
La que va de tu cintura a tus manos,
y desde tus dedos hasta mi cuerpo.

La que calienta mis fríos labios,
y  que atempera las noches sin luna.

Quiero mirar y verte. En cualquier parte.

Quiero oír y escuchar.

Esas frases que desbocan mi piel.
Las que, cual música me acunan
y que no evito, que saben a deseo.

Las que aplacan todas las sombras
y que al fin susurras…por rescatarnos.


Quiero oír y escucharte. En cualquier parte.

9 comentarios:

  1. Oírte, escucharte, sentirte desde la música que toca el alma hasta el latido que palpita.

    Un placer leerte.

    Un beso bien grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentir, a través de los sentidos, en especial la vista y el oído, pero llegar al tacto, sin menospreciar el aroma de las pieles, es algo que estimula a la propia ternura de los encuentros, donde, los latidos hablan, y las manos escuchan, desde el centro de los centros

      Un beso, dulce María

      Eliminar
  2. Bellas palabras que hacen de los encuentros un ritual de descubrimientos, el suave tacto de la piel conocida bañada en su aroma personal, nos llenan los sentidos de todos los deseos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta un reconocerse lento, hacia un reconocerse enteros, hacia un saberse denso, a través de los sentidos, en un sin palabras del "te quiero"

      Un beso

      Eliminar
  3. Entregarse al acto amoroso, con todos los sentidos. Un poema muy sensual, Albada. ¡Me gusta! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entregarse y darse, recibir y recibirse, en un acoplado compás que desafíe a los compases, a los cartabones, a los trasportadores de ángulos y a los rotuladores. Rompiendo la geometría, dándose, con ese guiño a la alegría.

      Un beso

      Eliminar
  4. Feliz Albada que te nacen los poemas, igual que como respiras! A tu compás de breves universos personales con los cuales alcanzar el Tiempo todo! Cordiales saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los universos fungibles del tiempo detenido, a ese cerrar las compuertas de los relojes, a ese sonambulismo de día desbocado en las cinturas imposibles.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.