miércoles, 23 de marzo de 2016

Un libro de Goytisolo

El exiliado de aquí y allá es la novela corta que he acabado hoy precisamente. Es una crítica, mejor sátira diría yo, sobre el uso del terrorismo y del miedo que generan el radicalismo religioso junto a la ambición de poder.
El protagonista resulta ser alguien, a quien resucita Goytisolo de la novela previa Paisajes después de la batalla.   Ese mismo Monstruo del Sentier, el que moría en un atentado de los Maricas Rojos, regresa veinticinco años después para saber por qué le han matado con una bomba lapa que llevaba pegada a su gabardina. 

Imaginen un personaje poliédrico,  terrorista, eso sí,  formado un imán y a la vez una Alicia pornográfica, por un lado, y por otro a un  Monseñor Amante de los Niños (como pedófilo que cultiva su afición en una red de orfanatos), que a ratos es un rabino de tirabuzones en forma de rasta. Esa amalgama  apunta a una siniestra alianza de civilizaciones, donde la gracia está en causar miedo a que haya atentados. 

Todos son mutantes, y hasta el protagonista cambia a ser la Rapera Encoñada en ocasiones. Al final eso de matarse o no, para quien ya viene del más allá, es igual que estar en el más acá o en un limbo 

Son muchas voces, con medios de comunicación del siglo XXI mezclados con latinajos o mitines de vecindario. Es acidez rezumando  coherencia interna en el mundo globalizado de terror global. Lúcido y desternillante, es la reflexión más libre y disparatada a la vez sobre la realidad actual. En cuanto a los atentados de París hace poco,  y el de ayer, en Bruselas.

Je suis...pacific. Esa es mi religión y mi etnia.



martes, 22 de marzo de 2016

Atentado a Europa


Al igual estamos  en guerra,
y no lo sabemos
porque entenderlo 
sería enfrentarnos al miedo.

Sabemos y creemos
que muchos musulmanes
son pacíficos,
y sólo una minoría de fanáticos
extienden las fronteras del terror.

Son los fanáticos 
quienes masacran a los cristianos
o a grupos tribales africanos.

Son los  fanáticos
quienes con saña
expanden en terror
por  todo el continente, 
en una marea sin rompeolas.

Son los fanáticos
quienes ponen bombas, 
o secuestran, o decapitan, 
o toman de una en otra las mezquitas.

Son los fanáticos 
que dominan el Islam, 
con tanto odio contra Occidente, 
quienes causan dolor en todas partes.

Solamente los fanáticos
insisten en la difusión de la lapidación,
u horcas para violadas o gais,
y enseñar a sus crías a matar
o a ser terroristas suicidas.

Sólo son fanáticos,
pero igualmente temo
por la mayoría silenciosa  
tan callada ante la guerra en Europa.

Londres Madrid..dolor.
París, ciudad de la luz,
símbolo de un estilo de vida,
de unos valores ... dolor.

Bruselas, capital de Bélgica
capital del Estado islámico en Europa,
la sede  de la Unión Europea ... dolor.

Son sólo fanáticos. Lo sé.
Se puede decir que más fuerte
pero no con más claridad.

Religiones y daños 
el fanatismo y el daño,
y si un Creador lo permite
Mejor obviarlo. 
Réquiem  por El. Por todos

Imagen Aguirrefoto

lunes, 21 de marzo de 2016

Día de la poesía con haikús



Siendo observada, 
pintaba primaveras, 
con sus pinceles.



Nenúfar rojo, 
solitario le arropan, 
las hojas verdes 



Por primavera, 
los nenúfares duermen, 
sobre las hojas





No ignoro que el mundo nos presenta hoy, como ayer, como sin duda hará mañana, la cara más inhumana que damos en llamar civilización. Pero hoy es el día de la poesía.

Sí, está viva. El sábado había un slam en el CCCB de Barcelona. De los diez seleccionados para recitar, escenificando, sus poemas, sólo una fémina nos representaba.
Curiosamente, entre el público, me pareció ver más mujeres que hombres, y como en tantas otras actividades, me pregunté por qué tan parca representación.

Sea como sea, me gustó el poema sensible aun crudo que presentó, así como dos muy potentes que defendieron sendos hombres jóvenes. No eran adolescentes, pero dejaban ir, en raudales de fonemas, la potencia de la sangre bombeando con la fuerza de los sentimientos, de la ironía, de la crítica social… en fin, que siento cómo la savia de los poemas no está remansada, sino que fluye, al compás de un ritmo que nos lleva a sabernos vivos.


Escribiendo, escuchando, sintiendo la poesía...latimos con ella. En ella. 

Imágenes de Aguirrefoto

viernes, 18 de marzo de 2016

Allende el mar



Su piel dormía en un lecho

De pasados caducados
De primaveras sin dueño
De silencios aprendidos
De promesas aplazadas
De despertares de olvido.

Su piel despertó un día
a horcajadas de unas manos
suaves, aun encallecidas.

Mil caricias enquistadas
esperaban la poesía
de pintar un universo
Sin saber que se buscaban
ni soñar que se hallarían.

Sus bocas se despertaron
con sus flujos y requiebros.
Hacia un viaje a las pieles.
En vagones de lujuria
sutiles e inexplorados

En trayectos de delirio
sin mochila de pasados
En rutas de nuevos goces
guardados con celofán
En caminos de saliva
con huellas de barro y sal

Por raíles de gemidos
con olor a naftalina. 
Hacia una isla sin playa
con sabor a golosina.
...Hacia una Itaca perdida
que dormía allende el mar.

Foto de Aguirrefoto barcelona


domingo, 13 de marzo de 2016

Murciélago y plumas

Foto de Aguirrefoto. 

Aunque Darwin afirma con su teoría de la evolución, el cómo un mamífero acabó siendo un ser con capacidad de volar, y además, con la de orientarse en las oscuridad, el murciélago es un misterio.

No procede de roedor alguno, y de hecho, lo que come son insectos, porque antes de ser desterrado del cielo de las aves por su orgullo, se llamaba diguibela y era un ave. Este nombre significa ave desnuda, y era un pájaro del tamaño actual pero con plumas grises y pequeñas, que hacían de su vuelo un viaje aéreo nada espectacular. Las cacatúas, cisnes, pavos reales y hasta las palomas se mofaban de él, porque era tan feo como desgarbado en sus desplazamientos. Su plumaje era lo más anodino que uno pueda imaginar.

Un día, cansado de ser el pájaro más aburrido de la creación, decidió subir al cielo y pedirle plumas bonitas al creador. Éste reconoció que cuando tocó su turno para ser creado, no le quedaban plumas para su diseño. Para compensarle, pues reconoció que en verdad era feo,  le autorizó a que pidiera plumas a cada ave de la tierra, quienes se las cederían al momento.

No quedó muy conforme, pero aceptó la oferta para ser guapo,  aunque fuera por segunda intención. Confiado, se dirigió a las aves con las plumas más hermosas y colorida. Nadie se negó ni expuso queja alguna, ya que estaban avisados por el creador. Logró acumular muchas de las más bellas plumas, y con ellas se envolvió el cuerpo, acabando por ser el ave con el mayor y más errático colorido de todo el universo.

Consciente de su belleza, y seguro de sí mismo porque por fin le admiraban, volaba y volaba para mostrarse orgulloso ante el resto de pájaros, que, en efecto, llegaban a parar sus vuelos para mirarle. Agitaba sus alas de mil colores una y otra vez, pavoneándose, para que todos observaran su belleza. Un día, en el reflejo de un lago, su vuelo formó la imagen de un arco iris, y en ese instante se supo el animal más bello.

Pronto empezaron a criticarle y a evitarle. Hasta un colibrí, laborioso siempre, dejó de volar dos segundos para reprocharle tanta vanidad. Las quejas llegaron al creador, quien le llamó al cielo, donde llegó aleteando feliz como una perdiz. Lo que no sabía es que en el ascenso, con cada aleteo se le iban cayendo de una en una las plumas prestadas, hasta que cuando llegó a la puerta del paraíso, su aspecto era idéntico al que tenía en aquella primera vez.

El creador le dijo que, ya que no era capaz de  ver la belleza de las demás aves, le dejaba ciego, aunque le compensaba con un sistema de radar para orientarse en la oscuridad y así poder cazar insectos al vuelo. 

Ahora, con su gris pelaje, porque sus plumas fueron cambiando a pelos, vive en cuevas, y así no puede ver o recordar los colores de tantas aves a las que en otro tiempo envidió.

martes, 8 de marzo de 2016

Parque con niños

Cada tarde paseo por un parque cercano. Llevo un libro y dos zapatos de ortopedia. Me acompaño de tres gramos de ilusión, por ir preludiando la alegría de ver a los niños con sus juegos y sus risas. Muchas tardes están allí las mismas madres con sus hijos, así como una anciana con un perro pequeño, con canas y evidentes signos de decrepitud.

Ayer ella estaba allí, sentada, en el banco de cada tarde. En el mismo banco estaba Laura con Óscar, el niño discapacitado, con su sillita. Con esta mami he compartido comentarios sobre lo dura que es la vida para algunas familias. 

Ella, en cambio, perseguía a ratos a un crío con un bollo en la mano, mientras ese niño y una nena de unos seis años jugueteaban cerca de un tobogán de colores encendidos. Como muchos días. Nunca entendí lo de perseguir a un cachorro con comida, pero ocurre.

Sé los nombres de sus niños, y de otros niños, por supuesto,  porque a menudo les llaman, o les riñen, o les previenen...En cambio ellas se llaman "mamá mira"…."mamá porfi"…"mamá un ratito más"...

Hoy me acerqué a ella, por darle una libreta que se había abierto al caer de la mochila de Bob Esponja. Óscar estaba guerrero en ese instante y fui yo quien recogió el manojo de páginas con dibujos. Me apoyé bien en mis zapatones. Plantado y  expectante estaba yo con esas láminas grapadas a punto de entregar en sus manos...cuando sonó su móvil. 

Ella había descolgado presta, casi con un brinco, y tras sólo una primera llamada.
-.......................
- ¿Ah no?.- Dijo sin saludo previo
- ………......................
- ¿Y así cuándo puedes llegar a casa?
-………………………..

- No, si a los niños los dejo igualmente bañados. Sí. Con que estés a las nueve ya me apaño. Sí, cenados ya estarán.
-.................................
- Vale . Haré ensalada con pollo para ti. Sí, con un pelín de pimienta...vale.
-................................
- De acuerdo.  Ya la recojo ahora del tinte. Para mañana está lista.
-..............
- Que que sí hombre, que sí...
-..............
Vale. Que te vaya bien. Nos vemos en casa pues. Un beso.

Tomó la libreta de mis manos. Me miró al darme las gracias. Y acto seguido marcó un número, mientras envolvía y guardaba la mitad del bollo y se acababa un zumo de tetrabrick. 

Pudimos escuchar otra conversación.

Ana, soy yo. Que sí que voy con vosotras, que me pases a buscar. Pero oye, porfi, sobre las nueve y cuarto, que Luis hoy tiene una reunión imprevista, ¿vale?
-......
- Ok, te espero. Manda wasap cuando pares en la puerta, guapísima... Y colgó.

Nada- nos dijo...a mí, a Óscar y a quien fuera-, que hoy las chicas del curro salimos de marcha. Poca cosa claro...¡que mañana fichamos todas a las ocho! 

Llamó a sus niños, quienes quejándose acabaron por darle la mano, y ella, con las pequeñas mochilas en su brazo, su bolso cruzando el pecho, y mirando el reloj, dio un beso a Óscar y se marchó entre voces infantiles.

La vimos alejarse hacia la esquina, dejó el tetrabrick vacío en una papelera y entró en la tintorería. Laura no trabaja, así que cuando Óscar se tranquilizó mirando a unas palomas, acabamos por hacer, a medias,  mi crucigrama de La Vanguardia. 

Como otras tardes de parque, sin día alguno que celebrar.