lunes, 4 de abril de 2016

haikus de mar


Trencadis y azul, 
el mar mece las redes, 
de gozo y luz



Palmera triste, 
la arena te contempla, 
mientas te peinas





azul y sombra, 
enamorando a dioses 
de mar en calma

14 comentarios:

  1. Mecen susurros entre tus haikus y caricias arrulladas al alma.

    Me encantan todos pero me quedo con el primero.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa. El mar, la mar, con esos azules que enamoran...

      Un beso, dulce María

      Eliminar
  2. Preciosos los tres hsikus.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amapola azul, color negro con rojo, destilando amor

      Un abrazo

      Eliminar
  3. La palmera ve,
    el mar azul contempla,
    huellas y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos azules
      palmeras de Robinson
      huellas de arena

      Un beso

      Eliminar
  4. Bonitas imágenes y qué bien acompañadas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peñíscola, que estaba hermosa :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias Karin. Eras imágenes con sensaciones, que dejaban correr las palabras en ritmos.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Muy bonitos los tres.
    Las palmeras de aquí siempre están tristes.
    Será que extrañan su tierra.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que extrañan sus aires, que encuentran impostadas las alegrías de los oasis de quita pon.
      Nos traen sabores a isleñas libertades, que como idiotas, pretendemos apresar en esos ratos de playa, cuando a nuestros pinares les dejamos caer bajo el yugo de la presión inmobiliaria de país de turismo y de latón.

      Seguramente andan casi siempre con mirada triste las palmeras...Un beso

      Eliminar
  7. Gracias por realizar la belleza mediante la Palabra !Nos vamos de tu blog, recién nacidas hadas !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un gusto leerte. Con o sin mar en la mirada, las alas nacen tras las palabras, casi siempre.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.