sábado, 16 de abril de 2016

Poetas oliendo a mar

El bar tiene mil cachivaches, un piano añejo, una barra de madera y unos clientes especiales.

En parte, como es fácil de imaginar, porque el propietario tiene un concepto de la hostelería que va más allá de unos pinchos de tortilla o de diseño, y en parte, porque su ubicación en la zona bohemia de la ciudad, hace que ni haga falta tener màquina de café, pero  sí en cambio grandes  cantidades de paciencia y de amor al arte, o de por amor al arte.

Cada sábado, en la zona de atrás, sin obligar a clientes a que dejen espacio, los poetas que se reúnen allá, hacen un corro con sus sillas. A veces conectan el altavoz, y esos días la música de fondo del bar se deja muda, para que las musas revoloteen sobre los peinados de oidores y rapsodas. Sobre la pàtina de decadencia y la de proyectos por estrenar. Sobre las piernas de quienes sostiene el mundo con sus visión poética de la vida y de muerte.

Esos días de sábado, sanadores diría yo, y que no son de sabadete ni con camisa limpia ni con polvos de estrellas, la noche se viste por ese rato que antecede a la luna de los sueños,  de algunas voces.

Las voces  cobran vida en las manos del rapsoda que comparte espacio con la mujer atractiva que ejerce de tal. Cobran vida en las miradas de soslayo a los escotes de las poetas que escriben de unas esencias de poesía con vainilla. Cobran vida en los ojos del poeta que late y se transparenta  bajo el casco de moto, o las zapatillas de marca.

Las voces empujan los corazones, los elevan, o los hacen caer en remolinos de amapolas bajo la luna. Esa luna que hace su entrada sobre el cielo de la ciudad de las fantasías. Porque una noche a la semana, los locos poetas de un bareto de imposible etiquetado, se reúnen a aullar a a la luna de los sueños y  de la sangre.  A la luna de los lobos y sirenas que saben a mar.

10 comentarios:

  1. Poetas perdidos en la noche ciudadana,
    esa en que no se ve si es luna llena o azul con manchas.
    Las voces del poeta intentan hacerse oír, por encima de las simples conversaciones de los grupos cerveceros.
    Pero la declamación no es fácil,
    para los versos desgarrados de amores imposibles y muertes injustas.
    Desahogados de las palabras, agarraremos nuestros sueños literarios y los arrastraremos con nosotros tras otra noche de compadreo literario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Los poetas se reúnen alrededor de un verso, ente cerveceros que también aullan a la luna, pero envueltos en licores que adormezcan los poemas que cuestan de escuchar entre los ruidos y sonidos de la noche.

      Cuando el telón de la luna, los poetas regresan a sus cubiles de lobos en espera de nuevas lunas que dejar llenas, cuando andan menguantes ante el mar.

      Un beso

      Eliminar
  2. Lo describes con tanta pasión...
    Te encanta!!!
    Y se nota.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno..me encantan las tertulias donde ese comparten miradas y lunas, poemas y alientos, versos y alientos.

      Un beso

      Eliminar
  3. No hay como esa escena con olor a mar, a sal, a luna, a brisa ... para inspirarse en poesía, para ser verso y latir más allá de la realidad, traspasando hasta los sueños para cobrar también fantasía, en esas manos que escriben y todo lo perciben como si tuvieran en ellas un corazón con voz y sentimientos.

    Me parece precioso lo que has escrito, mi querida Albada.

    Hoy te dejé mis huellas, estos días atrás entré a leerte en silencio.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía se encallan en las almas con sonidos que otros no escuchan. Se sientan en círculos y cantan a la luna de lso versos por escribir, y en ese tiempo, se sienten unidos.

      Una servidora recitó tres poemas tuyos, que gustaron mucho, lo sepas.

      Un beso, dulce María

      Eliminar
    2. Ainsss ¿de verdad que gustaron mis poemas? Graciasssss por tener el honor de recitarlos, ya sabes que puedes coger los que quieras, no hace falta que me pidas permiso, mi preciosa Albada.

      ¿Y sabes que, por curiosidad, me encantaría saber qué poemas fueron los que recitaste? imagino no serían demasiado eróticos ¿verdad? :-).

      No se si es pedir mucho, pero me encantaría escucharlos recitados de tu voz.

      Un beso enorme, con mi enorme agradecimiento.

      Eliminar
    3. Pues sí gustaron. Y mucho. Leí Bombón, y Ciegos. los llevaba imprimidos, y así sólo queda una mano para leer, pero si uso algún otro, (llevaba cuatro imprimidos), lo memorizaré, para ganar expresividad. :-)

      Un beso, y este viernes, si es posible, intentaré me graben, y te lo pasaría privadamente.

      Eliminar
    4. He ido a mi blog para recordar qué poemas me dices, peroooo me sorprendiste con el que me dijiste de "Ciego" porque éste es muy erótico, y allá lo llevaste, para recitar, te felicito por tu valentía, eres maravillosa, gracias, de nuevo, y cuando puedas me lo pasas por privado.

      Veo que no has vuelto a escribir.

      Besos enormes.

      Eliminar
    5. jaja, ando en dique seco bloguero, es verdad. Pero sí escribo, y vivo, que es mucho más divertido. :-)

      Un beso enorme

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.