martes, 11 de octubre de 2016

Deberes imposibles en otoño

De Google


Los niños duermen, son las 9,30 de la noche, y, como otras veces, le han dejado la urgencia de unos deberes para ella que ya verá si podrá cumplir. Está poniendo jabón en el estropajo de la pica de la cocina

No, si es que no hay manera. ¿Cómo voy a encontrar a estas horas la libreta que necesita llevar mañana?, a ver. Ya me dirás…sólo queda abierto Carrefour…y dime tú cómo les dejo para ir en coche a por la maldita libreta con anillas.

Si es que les digo mil veces que no dejen para el último momento lo que han de llevar al cole. ¿Es que no entienden que trabajando de tarde se hace imposible buscar en el último segundo? Les dan un papel…y ella mira…me lo da el mismo día, pero este crío…no hay manera. ¡Si hasta me entero de las excursiones la noche antes!, pues ya me dirás cómo va a llevar el chándal del cole limpio.

Que esa es otra. ¿Por qué narices han de ir con el chándal del cole?, en fin, que mucho concertada y que sólo da clase una monja, pero ojo qué tiparracas con la coña de su bata y su chándal  de las narices. Y feo. Porque es feo. Y mira…para ella no sirve el que le quedó chico a Pablo, porque lo cambian cada tres años. ¡No vaya a ser que un hermano pueda aprovecharlo!…qué morro tienen.

Claro, que también podían haber dicho en la lista de enseres lo de esta carpeta. Porque bien que dicen “tantas de papel cuadriculado, tantas de doble línea, tantos lápices…”¿y luego resulta que  al mes de cole ya estamos con que necesitan otra con anillas? Haberlo dicho ¿no?. Pero no. Les dan el papelito para dar a los padres y hale, tan panchas ellas.

Y esos deberes…pero si hace cuarto por Dios…¿no podían poner menos deberes? Tanto concertada, tanta excusa de que pagamos más porque están una hora más…¿ y no pueden hacer ese repaso en esa hora?. Todavía un día lo expongo en la reunión del AMPA porque…si hasta la nena tiene deberes…y hace P4, ¿qué quieren? ¿Que hagamos los padres de profes? Y mira…si hay padre, mientras uno vigila deberes otro hace cena y baños, pero así…lo ponen difícil las buenas monjitas de Dios.

En fin. Ya friego los platos, me ducho y a la cama. Con suerte, el quiosco de la esquina tenga alguna. Me suena que tiene lápices,… pues igual tiene alguna carpeta, aunque con cuatro anillas no sé yo… Y claro, la papelería que hay al lado del cole abre a las nueve. Qué tontos, por Dios. Eso sí, tienen todos los libros que piden cada fin de curso para el siguiente. Yo creo que sólo ellos los tienen en Julio, algún chivatazo, o “convenio”, digamos.
Qué cansada estoy. Creo que tengo más varices, ahora que me desnudo…sí. En el Zara me paso demasiado tiempo de pie. He de cambiar de turno, si no acabaré enferma, ya lo verás.
       
 Uff que ganas de ducharme y dormir. Mañana veré qué invento

Con lo chulo que es jugar sin hacer deberes!!!!

8 comentarios:

  1. Una crónica cotidiana, de cualquier conciudadana, de ahora mismo :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy habitual pero duro. La vida de la madre soltera, como siempre se dijo, es dura. Como la de tantas esposas de profesionales que viajan mucho por su propio trabajo o llegan a las casas pasadas las nueve de la noche.

      Duro, pero a la larga gratificante. Un beso

      Eliminar
  2. A mí me parece que les ponen muchos deberes a los niños, que no tienen tiempo ni de jugar, algo también necesario, pero lo cierto es que también los mayores tienen grandes deberes que cumplir también, por pasar todo el día fuera trabajando que ni tiempo tienen para los niños, creo que en esta sociedad todos tenemos demasiados deberes, y a veces tampoco ni tiempo para uno mismo.

    Me encantó la entrada porque es el reflejo de la familia en la vida actual.

    Muy feliz día, querida Albada, y un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños necesitan jugar. Es más, ha de ser jugando como aprendan. Quise reflejar el estrés para la familia monoparental, que cada día abunda más, si te fijas en las divorciadas que se quedan ellas solitas tirando de trabajo, casa e hijos.

      Esa visión, la de los deberes de ellos, que condicionan a los padres, es sólo una penca de las tareas que asume la madre en solitario.

      Muy feliz día para ti, dulce María

      Eliminar
  3. Menos mal que solo tengo sobrinos. Nada más y nada menos que sobrinos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es duro hacer de madre en solitario. Sin duda. Porque ya lo es siendo pareja.

      Pero piensa en cuántas viudas hay en cada guerra, o ahora cuántas mujeres tras un divorcio llevan unos hijos adosaditos a sus piernas y verás que se sobrevive, .-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Reflejas muy bien el comienzo de cada curso de los hijos para esas "supermujeres" que ya de por sí viven el día al límite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son casi hadas madrinas, pero con guantes de goma y mocho en ristre. Hacen de padre y de madre, y por supuesto, de trabajadores, con lo que no acaban locas de milagro.

      Gracias por tu lectura. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.