sábado, 29 de octubre de 2016

Las palabras de honor.

Un perro. Imagen de Aguirrefoto. Canes fieles por favor.

Tengo a bien tener amigos de diversas tendencias. El idioma y muchas costumbres de los latinoamericanos nos acercan y nos enriquecen. Suelen usar un vocabulario más rico también. Aquí con el "vale" y cien palabras más nos entendemos, pero uno se percata, sobre todo leyendo, que la riqueza aquella del español, se nos ha ido yendo por el sumidero de lo aparentemente inútil. Como a veces el acuerdo hecho dándosela mano, que ya a nadie le inspirar seriedad.
Todo esto viene a cuenta de que ayer paseaba por una zona céntrica, y cuatro chavales iban charlando, de paseo. Ni más ni menos que esas nuestras mocitas, cuando alborotan el aire con sus grititos adolescentes, sin hacer nada a nadie.  Ahora, con el revuelo de una ruta para la independencia por estos lares, me hizo girar la cabeza un hombre, ya entrado en años, que soltó su "sudacas de mier" con una mirada de soslayo, pecho inflado de mal aire, y una mirada de odio que me dejó perpleja.

Y hoy pensaba en palabras como "no", y sobre todo la frase "No es no", que  fuese lema de una campaña electoral.  Oyendo, abstención, o "abstención por imperativo", me ha hecho recordar que la palabra de honor, ha perdido el honor de ser fiable. Y nadie pedirá perdón, ni pública ni privadamente. Es lamentable ese suicidio de un partido, pero ellos sabrán qué pactos laten  tras la traición a militantes y votantes. Miro una foto y me quedo con la coherencia de los perros, por ejemplo.


10 comentarios:

  1. Yo estoy tan desengañada de los politicos...

    Besos.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El desencanto. Es que cuanto menos es eso. Al votar en otras ocasiones ¿qué pensaremos que harán con los votos?.

      Un beso y genial finde

      Eliminar
  2. En mis andanzas por países del cono sur, pude platicar en corto con sumo placer y he de reconocer que muchos giros y palabras se me escapaban, pero si si hablar era más o menos rico que el nuestro, no sabría decirlo, máxime teniendo en cuenta que por aquí en mis lares, al ser bilingües los enriquecemos de una forma muy poco académica.
    En cuanto al desprecio al diferente o al extranjero mal afincado es un mal fruto de la mala educación y del falso temor ante lo desconocido.
    En cuanto a lo de la independencia, visto lo visto, que da vergüenza ajena, más de uno se apuntaría para darse de baja de un reino en horas bajas, gobernados por un simple apoyado por las supuestas fuerzas del cambio.
    Miraremos la foto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra ha de servir como nexo de unión. Incluso la palabra Independencia, seguramente. Darse la baja de una país, o de un partido, o de tantas cosas en que uno se siente estafado, debería ser una opción, sin duda.

      Un beso

      Eliminar
  3. La palabra "humanidad" no tiene el grandilocuente significado que le hemos otorgado los propios humanos. Son mucho más "humanos" los perros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto menos tienen una capacidad de mentir tan pequeña, que nos sirve para sentirnos seguros de ellos.

      En fin, un abrazo

      Eliminar
  4. Yo también prefiero a los perros.
    No solo por su coherencia sino también por su bondad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual es que a los políticos habría que diferenciarles, de alguna manera, porque en general el ser humano me gusta. Claro, que el pero es mucho más bondadoso

      Un beso

      Eliminar
  5. La palabra, pretenden, que no tenga ya ningún valor. Dar la palabra, era todo, era honor y respeto. La palabra, nos hacía ser alguien. La han devaluado, desgastado y ensuciado. Ya no significa nada, lo han conseguido...Debemos recuperarla, defendernos con ella, y que se nos llene la boca al gritar, NO es NO. La palabra de un pueblo, debe ser el idioma de una nación. Un abrazo, suerte que podemos aún escribir lo que pensamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Suerte que nos queda la palabra. Por contra, lo que es vida, a raíz de un cuadro de un desnudo insignificante en sus pechos, que no como lienzo, me he visto envuelta en una polémica que tiene su autor con facebook.

      Un post que ilustraba a un texto, mío " guiso de amor", ha tenido más visionados que ningún otro. Su autor ha puesto un desnudo suyo censurado en la silueta de una cara, y pone la leyenda:Sólo un IDIOTA confunde el ARTE con la pornografía.

      Qué miedos a la verdad, a los Noes, a la desnudez. Qué memez que haya controladores de la moral y de la palabra. En caso de un partido es especialmente grave, además. En fin.

      Un abrazo, después de tanto tiempo, muy cordial. Feliz otoño

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.