sábado, 8 de octubre de 2016

Pócima y azul


De Andrés 

Aníbal jugaba con las palabras desde que, en el instituto, confirmara que ninguna chica se fijaba en él. Con su gordura, y su cierta asimetría facial, hasta el espejo le gritaba que su cara no era normal. No es que se viera feo, es que lo era. Parecía fruto de una mala broma, o de una elucubración de un Dios de segunda mano. Sí, era diferente al resto de los mortales y eso le hizo introvertido y experto en buscar tácticas de conquistador, hasta llegar a inventar un bebedizo de amor que le echara una mano para conquistar a alguna alma gemela, bella, como la suya.

Una noche, adulto ya, se sintió, como otras veces, un auténtico chamán, y entre anuncios de turrones, mientras  todos por la calle andaban con preparativos navideños, se dijo que bien valía un amor de quita y pon que le devolviera la mirada azul de los estrenos. El efecto duraba poco, y era lo que más le gustaba de su pócima. Ese sabor dulce en los labios de ellas se acoplaba como horma a los zapatos, a sus palabras vestidas de gala y apremio, orladas  de promesa y eternidad.

Nuevamente, jugaba con las palabras, entre sonetos y chupitos, en la noche fría de la barra de un bar, frente a una mujer con pelo de Magdalena y ojos de Cleopatra. Con dos bromas bien trabadas y unos versos prestados, sobre el vasito de ella vertió unas gotas del líquido de su invención, como tantas otras veces. Era muy sencillo, y fruto de pruebas y errores. Consistía en el destilado de hojas laurel y alas de mariposa bajo la luna llena, por tres noches y ningún ingrediente más. Luego dejaba reposar el brebaje en su frasquito de cristal marrón, con tapón de cuentagotas. Esos recipientes los compraba en una tienda de aceites esenciales y flores de Bach.  Había diseñado otra pócima, sólo para él. Para olvidar los encuentros de amor impostado, tal vez forzados para ellas, pero que para él eran reales. Las amaba, de manera real e incontestable, y no quería tener el desvelo de buscarlas para recrear la dicha de sentirse amado.

Eva, esa jornada, vestía unos tejanos y un halo de tristeza. La soledad tenía la sombra más alargada por fin de año, cuando todos parecían tener la felicidad a sus pies. En sus pestañas la luna se había dormido por esa noche, y se entregó a escucharle dejándose amar a través de los sentidos. Tomados de la mano cruzaron la puerta y el aire navideño les hirió en los ojos. Las luces de la calle zigzagueaban en diversos tonos de azul, y sólo la esquina retenía un rondel blanco de un farol viejo, tan viejo, tal vez, como sus propias esperanzas.

La iluminaria de fiesta se reflejaba en los escaparates cerrados, mientras los tacones de Eva resonaban por la acera. Apenas circulaban coches, pero no necesitaban más que sus pies sobre las callejuelas, para sentir que la oscuridad estaba llena de vida por desenvolver.
Cuando en el cuarto de una pensión sin nombre se miraron, se reconocieron por primera vez. Se acariciaron mudos los cuellos, y sin dejar de besarse, fueron desabrochando botones, abriendo heridas y cerrando añejas cicatrices. En el primer asalto a un tren de mercancías caducadas, descarrilaron los vagones cargados de miedos y desesperanzas, que cayeron resbalando por el terraplén del pasado, dando vueltas de campanas. Desnudos, y con el pestillo echado, la sombra de sus cuerpos fue  derritiendo la luz mortecina de unas lamparitas imposibles. Justo cuando el mundo desaparecía con la eyaculación de él, se oyeron risas flojas y pisadas sin cuerpos. Era, casi con certeza, alguna pareja que trepaba ebria por la escalera de madera gastada. Seguramente sin remedio. Tal vez dejando inquieta a la carcoma de los sueños por buscar de las parejas efímeras y  de los besos usados.
En el segundo asalto adelantaron las pelvis y dejaron sin destinatario el respirar agitado y rojo de sus pulmones.

En cada beso ella relamía las palabras redentoras que él seguía inventando, desde su más profundo interior,  que se deshacía ahora en palabras blandas y firmes, tiernas y azules, entre sentimientos reales que le escarbaban las entrañas.

En cada beso, él buscaba la vida en la boca de Eva como el aire en la mañana que estaba por descubrir. Como un pez que boquea fuera del agua. Con el afán simple de sentirse vivo. Con cada embestida, ambos desafiaron a la muerte, sonriendo para sus adentros. Y es que se sentían vivos y amados, sin más que un presente lleno en sus espaldas. Se supieron lejos de la amarga desazón del gris marengo de la soledad de su día a día.

Acomodaron las cinturas de sus cuerpos nuevamente, luchando contra las manecillas de todos los relojes, en una carrera loca de suspiros mudos. Rebobinando el reloj, quedaron presos de esa nada donde quedarse prendidos del placer profundo y roto por otra tanda de contracciones y espasmos. En ese instante, mordieron cada uno su propio puño, ahogando el imparable grito de victoria sobre la muerte, mientras las sombras chinescas de sus cuerpos entrelazados, se deshacían en la pared desconchada.

En la mañana, cuando ella despertó, una botellita marrón vacía descansaba en la papelera del baño, pero en la mesita de noche,  junto a un poema de amor, sin firma, el sol que luchaba con las cortinas dejaba ver una rosa azul de invernadero. Aníbal no había llegado a dormir. Se había dado una ducha redentora y se había vestido sigiloso para enfrentarse a su reloj chapado de soledad. Pero se sentía diferente a otras madrugadas. Se sentía casi guapo ante el espejo del cuartito de hostal de medio pelo. Miró su cara dormida antes de cerrar la puerta, y en contra de todo pronóstico, palpó su bolsillo, como siempre, pero no  se decidió a sacar el frasco de la mañana después. Por una vez sentía que no habría hecho falta el bebedizo. Por una vez algo dentro de él gritaba que su estrategia de conquista había sido un exceso. Porque, por una vez, había sentido que esa mujer de una sola noche, debía ser la mujer de cada noche.

Habiendo descansado en su piso de soltero, tras explorar su corazón, encontró que no lucía su eterno gris deshilachado, sino que tras las hilachas, se entrevenía un corazón aventurero que exigía una respuesta a mil dudas. Al mediodía, cuando las mesas de la gente festejaban Navidad, decidió volver a la pensión para rescatar el nombre de ese amor que desafió a su miedo a ser desdeñado. Le costó unos billetes pero por el DNI podría localizarla, o tal vez asistiendo una y otra vez al bar de las melancolías donde se encontraron.

Eva se había despertado y leído el poema, un soneto perfecto para una noche tan corta como intensa,  mientras desnuda aún la rosa miraba hacia su melena. Sin resaca alguna, pudo rescatar de la memoria cada gesto de aquella cara difícil, casi cada palabra de ese hombre con algo de peso de más y cada caricia que le aplicara a su corazón amordazado. Se duchó recorriendo cada pliegue de su piel que besara y recorriese, y al fin se fue a su habitación de piso compartido con el poema doblado en cuatro y la rosa en su mano derecha, con la certeza de que, ese hombre esquivo, quedaría en su memoria como un paréntesis que no se podría reabrir.  


Pronto llegó el momento en que ella accedió a encontrarse con él, y ese día plantó un geranio en el balcón de ese piso de eremita, invocando a los dioses, para que, sin pócima alguna, ella pudiera amarle, sin imposturas, como aquella irrepetible noche. 

6 comentarios:

  1. Cómo me llena de alegría, volver a leerte, mi querida Albada, gracias, por seguir escribiendo, porque la blogosfera estaba un poquito apagada sin la luz de tus palabras, gracias, preciosa.

    Me ha parecido tu relato de lo más tierno y sensual, la pareja trepando hacia el amor, buscando los besos para sentirse vivos, desafiando a la muerte en cada embestida, qué intensidad, y ese final que recalco porque ha sido de lo más bello, para enmarcar:

    "En ese instante, mordieron cada uno su propio puño, ahogando el imparable grito de victoria sobre la muerte.".

    Me has hecho suspirar y latir con esta entrada, es increíble cómo manejas la situación y la das tanta vida a los personajes, ni te imaginas cómo me ha encantado tu entrada, gracias de corazón por dedicármela.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inverosímil, lo sé. Dos lobos esteparios que juegan a desafiar al destino y caen presos en la urgencia de amarse. Pero era tentador pensarlo cara las Navidades. Y jugué, cómo no-

      Gracias linda. Un beso, dulce María

      Eliminar
  2. Se te echaba en falta, pero ha merecido la pena la espera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. N he dejado de escribir, pero el blog estaba en stand by por no saber el rumbo de mis palabras. El rumbo que quiero seguir con él o la razón de mantenerlo.

      Me alega te haya gustado. Un abrazo y disfruta de la Pilarica, que llega mismo mism. Un abarazo

      Eliminar
  3. Anibal llevaba dos ampollas, esa marrón para realizar su conquista, pócima mágica para conseguir sus atenciones y otra verde con otro líquido más fluido, el del olvido.
    Con el conseguía que cada encuentro fuera único.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tu permiso usaré esa botellita de líquido verde en futuras versiones, si las hay. Porque apuntas una realidad. A nadie se olvida que haya estado en la misma cama y te haya hecho tocar el cielo por veces. Esa era la trampa del texto, y la has cazado.

      Sagaz, querido Watson. Un gran beso Alfred. Nos vemos ya mismo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.