jueves, 27 de octubre de 2016

Quien espera desespera II


Obra de Young-sung Kim


Hoy. mi marido y yo fuimos a la consulta médica para él. Vimos, y no me explico cómo les han dejado poner esto en el ambulatorio, un montón de cuartillas donde anuncian un tipo de seguro médico muy raro. Raro en el sentido de que parece que tiene para los clientes unos servicios que otros no ofrecen. Digamos que de medicina complementaria, porque llamarla "alternativa” es algo que no me cabe en la cabeza.

Unas flores de Bach, por un decir, o la acupuntura, con los milenios que lleva ejerciéndose, yo no la llamo alternativa. Porque póngase  a pensar…¿alguien se trata, sólo con flores de Bach, o sólo con acupuntura para un cáncer? Que no, que será complementaria, como por mi pobre Pablo ya entiendo. Y le llevo a gusto. Porque oiga, le mejora. Y uno mira los chanchullos de un partido que decía ser de izquierdas y que votará para que siga en el poder la derecha. Y yo me digo, ¿pero tú te crees que eso es coherente? Seguir esperando.

¿Quién no está aterrorizado por las listas de espera de Sanidad?. O por los recortes en Educación. O con esos sueldos que ni permiten salir de la pobreza, con los contratos que ahora hacen. Si los llamamos "contratos basura". Qué más quisiéramos. Para mucha gente son de hambre. Y dicen que España va bien, como si tú o yo pudiéramos creerlo. Superamos la crisis, vamos encarrilados... Pero de verdad ¿tú te crees eso? Yo he trabajado treinta años, como mis vecinos, mi familia usted o su hermana , y nos encontramos por ahí escuchando mentiras en un disparate continuo de a ver quién la dice más gorda. Yo recuerdo la expresión “a ver quién es el que la tiene más grande”. Y veremos si llegamos a cobrar pensión alguna. 

El día de mañana se verá qué teje-manejes había en esta farsa de tanta votación, pero los dos partidos seguirán juntos, porque son demasiado parecidos.

Yo me hecho estampar un pez de un cuadro hiperrealista. Parece una foto, lo sé, pero quiero que presida el comedor de mi casa. Y que Pablo lo mire cuando algo en su interior, que ni los médicos ni yo le diremos, le anuncie que es hora de partir y dejar que la puerta se cierre tras de él. Como la del médico cuando entras. 

Como la del último suspiro sin vuelta atrás. Como el último boqueo de un pececillo, fuera del mar.

6 comentarios:

  1. Los cerdos por fin se han juntado.
    La piara domina todo el poder.
    A partir de ahora vendrán las cerdadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La piara contenta, pasando de cambios, siguen revolcándose en el barro de este ruedo, por no decir chiquero, donde los españoles hemos dejado que nos llevaran.


      Un beso

      Eliminar
  2. Las monedas tienen dos caras y la posesión del dinero rige la sociedad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues visto lo visto, y que don dinero es el único dios verdadero, uno a se desencanta de tener que seguir desencantado de quienes dicen trabajar para el bien común. Son la antítesis. Cachis.

      Un beso

      Eliminar
  3. Qué magníficamente escritas tus ideas, tus pensamsientos, con los que coincido 100%. Y de corazón te felicito, porque tienes bríos para manifestar lo tuyo. Es tal la bronca que me llevo por dentro, que ni atreverme puedo a soltar lo que llevo. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te fijas, era una conversación en una sala de espera, donde una mujer charla. Seguramente alguien asiente con la cabeza. Tal vez uno ratifique que su experiencia es parecida, sus miedos los mismos y la sensación de desampara ante los políticos es similar.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.