viernes, 21 de octubre de 2016

Un hola sin hasta nunca

Foto de Aguirrefoto

Este hola no espera un "hasta nunca"
ni este hoy es un "cuánto durará"

Este beso, carente de notario
no contará calendarios
para un "por siempre jamás".

Esta boca sellará la botella
que guarda viejas querellas
listas para enterrar

Este fuego arde  entre cenizas
de ausencias de mil sonrisas
que pudimos  rescatar

Estos abrazos rompecostillas,
nos curan, nos cicatrizan
mil desgarros que curar.

Este voto a las esperanzas
no empaña,  ni nos engaña
las ganas de reintentar.

Este amor pausado y sin alharacas
no es ramo de rosas con albahaca
pero creo que es de verdad




8 comentarios:

  1. Qué gran verdad que esos abrazos tan fuertes o, como tú maravillosamente los has llamado, rompecostillas, son como medicina, energía que nos cura de muchos males, y cuántas veces se necesitan de esos abrazos verdad? Incluso tantas veces nos animan e impulsan, pero no sólo se reciben cuerpo a cuerpo desde la cercanía, también entre palabras y desde la distancia que tan cerca se pueden llegar a sentir.

    Me parecen preciosas tus fotos y tu estás genial.

    Un beso bien grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu abrazo rompecostillas desde la distancia. No sé si yo de fuera está para mucha broma, pero mi yo está sensacional.

      Un beso, dulce María y feliz finde

      Eliminar
    2. Gracias siempre a ti, querida Albada, por tus abrazos tan cercanos rompecostillas, de esos tuyos que me encantan.

      Más besos y feliz fin de semana, preciosa ❤

      Eliminar
    3. Más besos y un buen finde. De esos que aún en otoño te llenan el alma de besos y los ojos de sueños cumplidos.

      Buen finde!!! :-)

      Eliminar
  2. Me gusta eso de los abrazos rompecostillas, son los que curan el alma de todas sus quejas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curan hasta viejas cicatrices. No te digo más!!, eso sí, preguntando primero cómo va el otro de las dorsales, por si las moscas :-)

      Un beso fuerte. Mi querido Alfred

      Eliminar
  3. Veo que nos hemos quedado todos con esos abrazos rompecostillas, tan reparadores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya veo, y me parece bien. Seguramente es, junto al tapón de la botella lo que deja fluir el pasado para atrapar el presente, en ese instante del abrazo.

    Feliz finde, y un abrazo

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.