domingo, 13 de noviembre de 2016

Bajo el mar de los silencios


Estas imágenes son del Aquarium de Barcelona, donde estuve hace poco, y que he recordado. Por el silencio.


El silencio, aunque no sea tal para los peces, para nosotros es atronador. Cuando un ser querido se va, queda ese vacío, silencioso, que invade los rincones del alma tras dejarte los lugares de más trasiego tan yermos como eriales.


Se van. A veces los seres más queridos se van. Cuando llega la hora, la puntual parca se los lleva. A veces con ruidos de goteros, a veces con ruidos de caídas de laderas, o de hierros en las carreteras.


Qué fácil decir que era su destino, qué simple oír que era su hora y que nos dejan pero se quedan. Así. En ese silencio que cuesta de llenar con sonidos ajenos a su voz, o a su risa. El silencio poblado de flashes, de fotos, de instantes que uno sabe que no regresarán jamás. Y ese jamás no se puede comprender, ni aceptar. 
Nos enloquece. Nos rompe. Nos aniquila. 
Nos subleva. Nos pone a prueba. Nos irrita.  


En el silencio del fondo del mar, 
corales y pececillos buscan aliento, 
para llenar el espacio de impostados goces 
para seguir viviendo. 
De sonrisas tan forzadas que duelen las mandíbulas. 
De palabras de teórica aceptación que nunca es aceptar.
De instantes prendidos por siempre entre las clavículas.
De llanto contenido, siempre por desalambrar.



La vida sigue, claro, siempre sigue, aún en el silencio del fondo el mar.

6 comentarios:

  1. Ese silencio es desgarrador mi querida Albada , las lágrimas gritan, las entrañas sollozan de dolor, es tal el dolor que ni con palabras sabría explicar lo que se siente .

    Hace una semana una persona apreciado se fue, ya era muy mayor, pero el dolor es el mismo, lloré y lloré, y no me salían ni palabras porque mis ojos se bañan entre lluvia de lágrimas y mi interior hablaba por mi, me sentí muy mal y ese vacío y ese silencio no lo llena nadie.

    Muy bonita tu entrada con esas preciosas imágenes.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay esos vacíos que uno no entiende, que te llenan de silencio en la voz, y de lágrimas, externas o no, el corazón.

      Es la vida, ya se sabe, cuando la edad ha preparado la partida, y duele una barbaridad, así que si es forma súbita o temprana, parece una broma cruel. Un beso, dulce María

      Eliminar
  2. Nos sabemos las palabras que hay que decir y las decimos con la mejor de las intenciones, pero no nos sirven cuando tenemos que decírnoslas a nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Uno sabe lo que puede decir, pero también entiende que no hay nada que pueda taponar la herida de los latidos detenidos cuando hay que asumir la realidad de las partidas.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. La muerte ha presidido toda mi vida.
    Todo lo que he aprendido, vivido, experimentado, sentido, amado... siempre me pareció relativo ante la descomunal y sobrecogedora presencia de la muerte.
    Todo le rinde pleitesía.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tiendo a pensar que lo que se ha vivido, sembrado, amado, penado y gozado es el único equipaje que al final de los finales uno se lleva consigo. Para yoda la eternidad, consigo. Por mucho que los que se quedan sientan tanto desgarro, el que deja de poder gozar y penar...ese sí que desaprovechó lo no vivido.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.