viernes, 25 de noviembre de 2016

Realidad remisa

Imagen  de Aguirrefoto. San Sebastian 

A veces
Te abrazas a una realidad
Aún no creada. 
A una realidad ficticia todavía.
Que te espera. Casí latente
Entre ríos de párrafos con tinta.

Tras las esquinas
De la rutina
Escribes sílabas desordenadas
Proposiciones sin ser propuestas
Conjunciones que no conjugan
Y letras sueltas que se soltaron,
de un punto y aparte que era
un punto y seguido,
o un punto y coma
que no comió,
más que un silencio
entre las auroras
de tus versos


Sientes que navegas cojo,
por un folio
a medio escribir,
y adivino que los tachones
de tus rimas
enmascaran la verdad
que intentaste plasmar
pensando en mí
sin pensar en nadie.

Y aunque el miedo
se empeñe en emular
los espacios en blanco,
de mi talle.
Y aunque tu garganta
y tus dedos, mamo a mano,
tiemblen por mis cornisas
Y aunque las dudas habiten
entre tus palabras golosas,
sigues atado
a la hoja en blanco,
de mi desnudez.

Remisa.


14 comentarios:

  1. A veces escribimos letras, otras veces, pintamos, dibujamos, tachamos, somos un mundo complejo, incluso, otras veces emborronamos o nos quedamos en silencio.

    Me encantó tu texto, querida Albada.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dan ganas de jugar por jugar. A veces, los ríos y playas de letras con mar nos llevan a desear alcanzar a la musa esquiva, que, remisa, nos permite elucubrar.

      Un beso grande y feliz finde

      Eliminar
  2. Los borradores de ahora no son como los de antes. De hecho, ya no existen borradores. Los manuscritos están condenados a desaparecer. Ahora no se tacha, sino que se desaparece. Ya ni siquiera escribe uno con su letra, sino con la que le presta el ordenador. Una letra sin personalidad, que no deja pistas sobre las dudas y el estado de ánimo de quien la escribe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en ese poeta en busca de un poema redondo, desde la página en blanco de una pila de folios. Por no centrarme en un cuaderno escolar, que sería el caso. En la letra de quien escribe con pluma o boli. Y qué cierto saber que no hay tachones ni letras derretidas por lágrimas. Qué cierto y cuánta información se nos priva con el uso de ordenador.

      Nos queda sólo, la impoluta perfección de un texto ya cocido.
      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  3. Cuan cierto es, ahora una vez escrito, no hay vuelta atrás, no tienes referencia de tus dudas anteriores, todo ha desaparecido, tus dudas quedan en una única realidad, que no es la única, pero es la que queda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay vuelta atrás. El mundo de la ofimática deja obsoletos los besos en carmín, los trazos emborronados por lágrimas de hiel, pero hay que reconocer que las musas, si uno está alerta, revolotean por encima de los ordenadores, creo.

      Un beso

      Eliminar
  4. Te animo a que escribas más poemas.
    Lo haces rematadamente bien.

    De verdad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias toro. Es un orgullo para mí que digas eso, porque me veo frenada, mil veces, por la nula formación en poesía.

      Un beso

      Eliminar
    2. No creo que se pueda formar a nadie en poesía.
      De verdad.
      La poesía no se puede aprender.
      Hay gente que es poeta y jamás escribirá un verso.

      Besos.

      Eliminar
    3. Un mínimo de teoría, sin duda no estorba, pero opino como tú. Si te fijas, como poesía hay seguramente más de cien textos, y por supuesto, a pesar de saber qué poco sé...me animo.

      Gracias. Un beso

      Eliminar
  5. Me has hecho ingresar a otros espacios. Sutiles, muy propios de ti, que eres un Ser con las antenas mas afinadas de la comarca! Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, por tu lectura y tu comentario.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  6. Uf, me recuerda a mis borradores, cuando comenzaba a escribir poemas, donde la timidez y la inseguridad me hacían dudar de todo. También me abrazaba a una realidad aun no creada, porque precisamente pensaba crearla por medio de mis escritos. Crearse un mundo para habitar ahí.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa realidad no puede, quizás ni debe ser, ¡pero qué lujo adentrarse por los tejados de un paisaje de afectos, cuando nos sentimos colgados del hilo de seda de los sueños!...¿verdad?

      Más saludos Julio David

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.