lunes, 14 de noviembre de 2016

Vuelos con mar

Imagen de Aguirrefoto

Me siento hormiga

Nubes sobre velero

Fin de tormenta


18 comentarios:

  1. Mar entre las olas, bravura inmensa, oleaje al infinito viaje.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una imagen que me gustó mucho. Ese infinito viaje ante la inmensidad del mar y el cielo

      Un beso, Maria

      Eliminar
  2. Agarrado a mi grano de arena, contemplo la amenaza de la tormenta, como una distracción del destino, que navega en un velero perdido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agarrado todos en granos ínfimos de arena...que no obstante, construyen las playas donde los pies se echan a caminar hacia el destino.

      Un beso

      Eliminar
  3. Ante los maravillosos paisajes de la Naturaleza, nos sentimos pequeños y así lo expresas con sencilla humildad.

    He tardado en llegar a tu blog, pero estoy en ello.Siempre me gusta lo que escribes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por llegar al blog, donde siempre eres bienvenida. Sí es que somos minúsculos, diminutos, nadería en relación con la grandeza de este planeta, quien es un lugar tan chico en el universo. Pero latimos, emitiendo y captando un mundo desde nuestras pequeñez.

      Un abrazo, Fanny

      Eliminar
  4. Somos tan poca cosa...
    Uno ve esa foto y se da cuenta de nuestra insignificancia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muy poca cosa, un nada en la grandeza del planeta, pero dentro de cada uno de nosotros cabe un universo que nos permite volar. Creo.

      Un beso

      Eliminar
  5. Estamos rodeados por inmensidades: la del mar, la del cielo, la de los paisajes, ¡y qué decir del universo! Todo nos sobrepasa. Ni siquiera a nuestra propia soledad nos sabemos ajustar: generalmente nos desborda.

    Más saludos, Albada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos rodea la naturaleza, porque somos uno con ella. Y esa inmensidad nos deja enanitos diminutos, que a veces nos recuerda que toda la tecnología es poca frente a la grandeza.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Bello haiku. Como todo cuanto escribes. Perfecto. Como si las palabras se unieran por si solas desde quien sabe qué sutil Mundo!
    Siempre regresamos al Mar, porque en él nacimos y fuimos todos los seres de los Océanos, hasta que la Tierra nos sedujo, y fuimos inventando formas terrenales. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la atracción hacia el mar sea, como dices, un deseo de regresar al origen. O ese asomarse a lo indescifrable que nos hizo inventar las primeras herramientas. Pero nos sigue hipnotizando, con su vaivén de espumas.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Es impresionante sentirse así de pequeña en esa imagen fantástica.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que impresiona. Somos un casi nada, que en su pequeñez encierra un universo

      Un beso

      Eliminar
  8. Verso, universo,... multiverso de salitre yodado. Vida y muerte, alimento y veneno. Puñal y bisturí. Silencio, susurro, algarabía, jolgorio, estruendo. Alegría, pesar, máscara y alma. Sueños de hormigas sobre hojas a merced de las olas y las escoras de Eolo. Federico, siempre nuestro: "El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero..." Salimos, de vez en cuando, a navegar por nuevos rumbos. Gracias por la hospitalidad costera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por verter los aromas de Federico, la luz y las sombras de unos sueños de hormigas del Mediterráneo, donde vela y mar, arena y luz, nube y despertar se dan la mano para remontar las penas y seguir volando, con proa firme, al ancho horizonte.

      Un saludo

      Eliminar
  9. Verso, universo,... multiverso de salitre yodado. Vida y muerte, alimento y veneno. Puñal y bisturí. Silencio, susurro, algarabía, jolgorio, estruendo. Alegría, pesar, máscara y alma. Sueños de hormigas sobre hojas a merced de las olas y las escoras de Eolo. Federico, siempre nuestro: "El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero..." Buscando nuevos rumbos, agradeciendo la hospitalidad costera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que salir a nuevos rumbos. Como bien dices, para que los previos y los renacidos sigan brillando con luz. Ya sea con nubes o con azules glorioso, seguir y seguir navegado.

      Gracias por la visita, y por soñar con palabras.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.